Reino Unido supera a Italia con más de 32.000 muertos y se pone a la cabeza de Europa

Boris Johnson prolongará la cuarentena antes de que el domingo haga pública su hoja de ruta

Thumbnail

Reino Unido supera ya a Italia en el número de muertes y se convierte en el país más afectado de Europa y en el segundo más golpeado del mundo por Covid-19, tan solo por detrás de Estados Unidos, según los datos publicados hoy por la Oficina Nacional de Estadística (ONS, por siglas en inglés). Se trata de un duro revés para el Ejecutivo de Boris Johnson, que fue uno de los últimos lideres europeos en imponer el confinamiento para luchar contra un “asesino silencioso” que, según sus propias palabras, estuvo a punto de costarle la vida.

Según la ONS, 29.648 personas han fallecido por el virus en Inglaterra y Gales hasta el pasado 27 de abril -frente a 29.315 en Italia hasta hoy-, lo que, añadido a los decesos en Escocia e Irlanda del Norte (que llevan a cabo su propio sistema de recuento), darían un total de 32.313 víctimas mortales, según cálculos realizados por Reuters.

Las cifras son superiores a las que maneja Downing Street. En cualquier caso, el análisis de la ONS incluye también aquellos casos en los que el virus figura como "posible causa" de fallecimiento, un baremo que no se utiliza en Italia, por lo que Gobierno advierte de tener cuidado a la hora de realizar comparaciones internacionales.

Desde la semana pasada, el Número 10 incluye, aparte de los muertos en hospitales, los casos registrados también en residencias de mayores y domicilios particulares. Según las últimas cifras oficiales, el número de fallecidos asciende ya a 29.427. En las últimas 24 horas previas al martes se han registrado 693 muertes. Teniendo en cuenta sólo las estimaciones del Ejecutivo, las cifras también superan a las de Italia. En cualquier caso, los expertos advierten de que también hay que tener en cuenta que la población británica es mayor a la italiana (66,65 millones frente a 60,36), por lo que Italia superaría en muertes por millón de habitantes.

Cautela

De cualquier manera, las cifras son preocupantes para las autoridades de Reino Unido, donde el confinamiento -en el que los ciudadanos han podido salir siempre una vez al día a realizar deporte al aire libre- no se impuso hasta el 23 de marzo, cuando se habían registrado 967 casos y 74 muertes. La cuarentena llegó, por tanto, dos semanas más tarde que Italia y una semana más tarde que Francia y España. La mayoría de los países europeos han comenzado a ejecutar ya su estrategia de desescalada. Sin embargo, a pesar de que los británicos han superado ya el pico de la pandemia, el primer ministro pide ahora cautela.

Johnson quiere ir con pies de plomo, sobre todo teniendo en cuenta el “pinchazo” sufrido en Alemania. El que es considerado como alumno aventajado de Europa ha registrado un ligero repunte en el número de casos, tras levantarse las primeras restricciones. La ratio de contagios provocados por una persona afectada (la famosa “R”) ha pasado de 0,7 a 1, lo que ha dado nuevo un giro ascendente a la evolución de la curva, obligando a Berlín a frenar la desescalada. Es precisamente esta “R” lo que va a marcar nuestras vidas durante los próximos meses.

Hoja de ruta

De momento, el confinamiento en el Reino Unido está impuesto hasta este jueves, pero no será hasta el domingo cuando el líder “tory” anuncie su hoja de ruta para “reactivar la economía, reabrir los colegios (el curso no termina hasta finales de julio) y garantizar que los británicos vayan de manera segura a sus puestos de trabajo”.

En este sentido, no se descarta que la cuarentena vaya a alargarse durante unos días más para dar tiempo a las empresas a adoptar las nuevas medidas. Aunque no hay aún nada confirmado, según la prensa, es muy probable que se impongan turnos en las oficinas para evitar aglomeraciones en las horas punta y se siga recomendando a todo aquel que pueda trabajar desde casa que lo siga haciendo. Respecto a los colegios, se podrían abrir las aulas en junio e imponer también un sistema similar al de Austria, donde los estudiantes han sido divididos en grupos a semana partida, para reducir el aforo de las clases. En cualquier caso, todos los exámenes ya han sido cancelados.

Como está ocurriendo en el resto de países, el fin del confinamiento no se trasladaría automáticamente en la vuelta a la normalidad. Las restricciones sociales permanecerán durante largo tiempo y se da prácticamente por hecho que los pubs permanecerán cerrados quizá hasta otoño.