Un estudio británico alerta de un segundo brote aún más letal en Italia si aumenta la movilidad un 20%

El Imperial Collegue de Londres recomienda respetar el distanciamiento social, multiplicar las pruebas diagnósticas y aislar a los infectados para mantener la pandemia bajo control

Coronavirus: Phase Two in Rome
Viandantes pasean hoy por la plaza del Popolo de RomaFABIO FRUSTACIEFE

Una segunda ola de contagios de coronavirus en Italia podría ser más mortal que la primera, aseguró el Imperial College de Londres tras la reanudación gradual de las actividades públicas en el país, el primero de Europa que entró en cuarentena en marzo para frenar la pandemia de COVID-19.

Los autores advierten de que deberán mantenerse algunas medidas de distanciamiento social, junto con las pruebas, el rastreo de contactos y el aislamiento de las personas infectadas para mantener la transmisión bajo control y evitar un resurgimiento del brote.

Los científicos británicos utilizaron modelos matemáticos para simular la propagación de Covid-19 en el futuro dentro de ocho semanas en todas las regiones de Italia y modelaron tres escenarios: si el país permaneciera en cuarentena o si los italianos aumentaran —sin las restricciones actuales— sus movimientos en un 20% y un 40%.

El doctor Samir Bhatt, de la Escuela de Salud Pública y autor principal del informe, sostiene que “el impacto de Covid-19 en Italia ha sido trágico, pero la respuesta tomada para limitar el impacto de la enfermedad ha sido exitosa y se ha logrado un control sustancial de la enfermedad". “Desafortunadamente, se requieren continuos distanciamientos sociales y otras medidas para evitar que este éxito se revierta rápidamente y nuestro trabajo ofrece una advertencia contra la subestimación de la importancia de dicho sacrificio”.

Desde el 4 de mayo, Italia ha comenzado a relajar las medidas actuales de distanciamiento social que han ayudado a frenar la propagación del virus, incluidos el cierre de escuelas, la prohibición de reuniones públicas y movimientos no esenciales, las llamadas intervenciones no farmacéuticas. Dado el control que actualmente logran las medidas, el equipo del Imperial College analizó múltiples escenarios durante las próximas ocho semanas y el impacto de aliviar tales restricciones en la propagación del virus y las muertes asociadas.

En el último análisis, los investigadores estiman que el número promedio de reproducción (referido como 'R') está actualmente por debajo de uno para todas las regiones italianas. Esto significa que una persona infectada, en promedio, infecta a menos de una persona, lo que no es suficiente para mantener un brote.

Sin inmunidad colectiva

A pesar del gran número de muertes (más de 28.000), la proporción actual de las personas que contrajeron el virus no proporciona inmunidad de grupo, cuando la mayoría de la población es inmune, proporcionando una protección indirecta para aquellos que no son inmunes. En Italia, Lombardía tiene la mayor proporción de infecciones en la población. Sin embargo, ninguna de las regiones italianas, incluida Lombardía, actualmente tiene inmunidad colectiva.

Los investigadores modelaron el efecto de las intervenciones no farmacéuticas en la transmisión del coronavirus utilizando datos de movilidad para Italia. Estos datos capturan la cantidad de personas que salen y el tiempo que pasan en los lugares durante las visitas a supermercados, farmacias, parques, estaciones de tránsito, tiendas, recreación, residencias y lugares de trabajo.

El doctor Silvio Brusaferro, presidente del Instituto Superior de Salud, informó el martes a un comité del Senado sobre la próxima fase de la respuesta al coronavirus en el país.

Brusaferro dijo que la clave para mantener el brote bajo control radica en el aislamiento temprano de las personas con sospecha de infección, mayor cantidad de pruebas médicas y la cuarentena de sus contactos cercanos. Agregó que requerirá “una gran inversión” de recursos para capacitar al personal médico para monitorear posibles nuevos casos. Dijo que cualquier aplicación tecnológica que pueda ayudar a rastrear contactos, aunque es útil, no sustituye las acciones de las personas.

El jefe del departamento de enfermedades infecciosas del instituto, el doctor Giovanni Rezza, dijo al diarioLa Repubblica” que las próximas semanas serán esencialmente un “experimento” para ver cómo la curva de infección reacciona al relajamiento de las restricciones y a la reactivación de la actividad productiva. “No estamos fuera de la epidemia. Todavía estamos en eso. No quiero que la gente piense que no hay más riesgo y volvamos a la normalidad”, dijo Rezza a “La Repubblica”.

En Lombardía, la zona en el norte de Italia más castigada por el virus, miles de enfermos abrumaron el sistema de salud al estallar el brote. Los científicos dijeron que una segunda ola de infección golpearía particularmente el sur, que no ha tenido muchas infecciones.