Merkel deja en manos de los «Länder» la desescalada

Alemania reabre todos los comercios, pero se mantiene la distancia social hasta el 5 de junio

Economía.- El sector del vending lanza una guía de medidas de seguridad por el coronavirus
Maquina expendedora de mascarillas en el metro de Berlín Christoph Soeder/dpa

Alemania dio ayer un gran paso hacia la ansiada normalidad con la reapertura de todos los comercios, las escuelas y permitiendo salir con personas de dos familias y ya no solo con quienes vivan bajo el mismo techo o en grupos de dos. No obstante, la norma general del distanciamiento social y en el uso recomendado de mascarillas en espacios cerrados se mantiene hasta el 5 de junio dentro de la lucha alemana contra la pandemia.

Según Angela Merkel, las relajaciones fueron posibles gracias a que se ha logrado detener la progresión de la pandemia, como muestran las cifras. La reducción continuada del contagio permite seguir «la cadena», apuntó, y con ello «analizar paso a paso» su evolución. «Hemos logrado el objetivo de detener la expansión del virus y de no saturar nuestro sistema hospitalario», dijo la canciller, amparada en las cifras del Instituto Robert Koch, competente en la materia en el país y tras mantener contactos con los líderes de los Estados federados.

Según Merkel, «aunque se ha superado la primera fase de la pandemia, todavía estamos al comienzo y tendremos una larga confrontación con el virus». La canciller alertó de que el país se adentra en una nueva fase en la que va a haber más contacto entre personas por lo que todavía «hay que ser prudentes».

Además, la Bundesliga –la competición nacional de fútbol– se reanudará en la segunda mitad de mayo, aunque a puerta cerrada. La restauración y la hostelería también podrán abrir a partir de la semana próxima dependiendo de las regiones. Esta normalización es también el resultado de las presiones crecientes de la población, del sector económico y de las regiones a Angela Merkel, quien durante varias semanas trató de frenar la apertura por el riesgo a un rebrote de la epidemia.

Las cifras de ayer del RKI sitúan a Alemania a la cabeza en la gestión de la crisis del coronavirus en Europa con unos números envidiables para otros países como Italia, España, Reino Unido o Francia. El cómputo de contagios se situó ayer en 164.807, un aumento de 947 respecto al día anterior y el de víctimas mortales escala a 6.996, lo que supone 165 más en las últimas 24 horas. El número de pacientes recuperados es de 137.000. La contención de la pandemia ha disparado la popularidad de Merkel.