¿Está Europa preparada para el desconfinamiento?

La vuelta al cole, la reapertura de los vuelos internacionales y la ampliación de test para toda la población son puntos clave de una reapertura llena de incertidumbres

Coronavirus in Britain
Ciclistas junto al Parlamento británicoFACUNDO ARRIZABALAGAEFE

“Habrá riesgos, retos, brotes, más casos y retrocesos. No todo saldrá como se ha previsto”. Esta frase del primer ministro australiano Scott Morrison resume el miedo de millones de personas en todo el mundo. Europa entra en una nueva fase de desconfinamiento y todos los Gobiernos quieren acertar con las etapas decretadas y las restricciones que muchos han planteado. Entre los ciudadanos surgen muchas dudas sobre lo que se podrá hacer o no, con la mirada puesta en el regreso a las aulas, la vida social, la necesidad de más pruebas para detectar el virus y las vacaciones de verano.

¿Serán los niños un foco de contagio invisible?

Es una de las preguntas más frecuentes en esta crisis. Hay varios estudios que señalan que aunque hay menos casos de menores infectados y los que existen muestran síntomas leves, existe un riesgo de que puedan propagar el virus. Por eso, la vuelta al cole ha sido una decisión polémica. En Francia podrán regresar de forma voluntaria en aulas con menos capacidad para respetar el distanciamiento social. Un estudio de la revista Science publicado la semana pasada sobre la experiencia en Wuhan desvelaba que los niños son aproximadamente un tercio tan susceptibles a la infección por coronavirus como los adultos y que cuando asisten a clase tienen tenían tres veces más contactos entre ellos que los adultos. En Alemania y Austria volverán sólo algunos cursos, principalmente alumnos de instituto para seguir las clases de asignaturas troncales y siempre en grupos reducidos y con distanciamiento social y estrictas medidas de higiene. Italia ha decretado el cierre de las actividades docentes hasta septiembre por motivos de seguridad, y que los colegios deben reabrir con más recursos, más equipos y más personal y con menos estudiantes por clase. En Reino Unido, según el diario The Telegraph, el Gobierno estudia que las escuelas de primaria retomen las clases a principios de junio. Varios estudios estiman que cerrar los colegios no es suficiente por sí solo para frenar el brote, pero puede reducir el aumento en un 40 a 60 por ciento y retrasar el curso de la epidemia.

¿Habrá test para toda la población?

Hay países que han anunciado test para toda la población, como son los casos de Andorra, Islandia y Luxemburgo. En este último se hará a 625.000 personas, a lo largo de un mes y con un ritmo estimado de 20.000 test diarios. Los Gobiernos de países europeos están tratando de hacer acopio para poder practicar pruebas para detectar el coronavirus. En Alemania, el Gobierno se ha comprometido a hacer "subir hasta 4,5 millones por semana” el número de pruebas con el objetivo de facilitar “la paulatina vuelta a la vida normal de la economía”. Francia ha prometido que la reapertura gradual de guarderías, colegios y comercios, irá acompañada de hasta 700.000 test semanales así como el aislamiento sistemático de los casos positivos. En Reino Unido, por ejemplo, el ministerio de Sanidad estudió en abril la posibilidad de un programa para llevar test rápidos a las casas de trabajadores esenciales en la lucha contra la pandemia.

¿Podremos ir a la piscina y a la playa?

Un informe del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) arroja luz sobrel el coronavirus en las piscinas, las playas o la arena. “En actividades recreativas, la infección por SARS-CoV-2 por contacto con el agua de condiciones estándar para el baño es muy poco probable. Las principales vías de contagio siguen siendo las secreciones respiratorias generadas por tos o estornudos y el contacto de persona a persona. Es muy importante mantener las recomendaciones generales de distanciamiento social”, dice el informe. En España, ni el decreto del estado de alarma del 14 de marzo ni las fases presentadas por el Ministerio la semana pasada hacen mención expresa a las piscinas.

¿Se podrá volar a otros países europeos este verano?

Alemania e Italia han sugerido que las autoridades que sus nacionales podrán viajar al extranjero en verano, pero con restricciones. En Francia, el Gobierno ha advertido que los desplazamientos internacionales pueden favorecer una segunda oleada del virus. No serán unas vacaciones normales, como dijo el ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas, a causa de las restricciones a la libre circulación. En Grecia, por ejemplo, el Gobierno no descarta que se acepten turistas siempre y cuando vengan en sus coches particulares en lugar del avión. La patronal del sector turístico en España y otros países creen que habrá un aumento del turismo nacional y especialmente el vinculado al turismo rural.

¿Cómo será volar en avión?

El coronavirus ha hecho que el número de vuelos comerciales en todo el mundo se reduzca un 73%. Los primeros vuelos para el turismo serán nacionales mientras que los internacionales tendrá que esperar a que cada país implante sus medidas. La compañía holandesa KLM es la primera en retomar algunos de sus destino europeos suspendidos durante la crisis sanitaria a pesar de que sigue habiendo restricciones de fronteras entre los países, si bien no son vuelos para turistas sino para actividades profesionales o por razones personales justificadas. La aerolínea holandesa obligará a utilizar mascarillas y limitará el servicio de cátering. Este verano habrá vuelos europeos pero la cuestión es cómo será la experiencia de subirse a un avión en tiempos de coronavirus. En KLM han habilitado aviones más pequeños con capacidad para 100 pasajeros. Habrá que respetar a una distancia de seguridad. Se espera que los precios de los billetes suban.