China cierra a cal y canto la ciudad de Jilin para contener un rebrote

Para abandonar la ciudad china hay que presentar el resultado negativo del test de coronavirus

Las comunicaciones por autobús y tren han sido canceladas
Las comunicaciones por autobús y tren han sido canceladasWeiboWeibo

La ciudad de Jilin, en el noreste de China, ha impuesto restricciones al transporte y las reuniones en medio de los temores de una nueva ola de infecciones por Covid-19. Así, se han suspendido los servicios de trenes y autobuses de larga distancia, se han cerrado los lugares públicos y se han prohibido las reuniones después de que el pasado martes se confirmaran siete nuevos casos en la ciudad, incluido el caso de un paciente asintomático.

De esta forma, una semana después de la detección del primer caso, el número de contagios asciende a 21, con dos de ellos asíntomáticos. “El brote actual es muy grave y complejo y representa un gran riesgo de una mayor propagación”, dijo Gai Dongping, vicealcalde de Jilin, según recoge el diario “South China Mourning Post”.

“Para prevenir y detener la propagación de la epidemia, el grupo de prevención y control de epidemias de Jilin ha decidido implementar medidas de control en el área urbana”, dijo.

Cualquiera que quiera salir de Jilin, la segunda ciudad más grande de la provincia del mismo nombre, debe presentar un informe, que demuestre que ha dado negativo en una prueba de ácido nucleico realizada en las 48 horas antes de la salida.

Las reuniones sociales también se han prohibido y los lugares públicos como teatros, cibercafés, salones de mahjong y baños públicos, se han cerrado hasta nuevo aviso.

Los 21 casos comunitarios reportados la semana pasada, más un caso en la vecina provincia de Liaoning, están vinculados a una mujer de 45 años que trabaja en una lavandería de Shulan, una pequeña ciudad en la provincia de Jilin y que dio positivo el 7 de mayo.

La forma en que contrajo la enfermedad sigue siendo un misterio, ya que no se habían reportado casos locales durante los últimos 73 días y no había salido de la provincia ni había estado en contacto con nadie que regresara del extranjero.