Italia regalará a las familias 500 euros en hoteles para salvar la temporada turística

El Gobierno de Giuseppe Conte anuncia un paquete de ayudas de 55.000 millones para relanzar la economía

Gondoleros charlan en un banco a la espera de clientes en la Plaza de San Marcos de Venecia
Gondoleros charlan en un banco a la espera de clientes en la Plaza de San Marcos de VeneciaFrancisco SecoAP

El Estado italiano concederá hasta 500 euros a las familias para pagarse las vacaciones. El Gobierno de Giuseppe Conte se mueve en Bruselas para intentar que su país forme parte de los corredores turísticos que ya se están creando, pero la curva epidemiológica italiana todavía deja muchas dudas.

Así, con la improbable llegada de visitantes extranjeros, el Ejecutivo intenta salvar mínimamente los muebles para un sector que supone el 13% del PIB. El crédito que concede el Estado se podrá invertir en las reservas de hoteles o alojamientos turísticos, aunque están excluidas plataformas como AirBnb u otras de corta estancia. Los 500 euros irán a parar a familias de tres o más miembros, mientras que una pareja percibirá 300 euros y una persona sola 150. El 80% de esta cantidad se descontará del precio de la estancia y el otro 20% se obtendrá gracias a deducciones fiscales en la declaración de la renta. Los llamados “bonos vacaciones” tendrán validez durante todo el año.

La medida está dentro del llamado decreto “relanzamiento Italia”, un paquete de ayudas por valor de 55.000 millones para familias y empresas. Los establecimientos hoteleros estarán exentos de pagar el IBI, aunque a cambio en las playas se les exigirá de forma estricta una separación de al menos cinco metros entre sombrillas. Mientras, en los bares tendrá que haber una distancia de cuatro metros cuadrados entre mesa y mesa. Así prepara Italia su temporada de verano.

La medida más significativa, sin embargo, del decreto aprobado por el Gobierno es la regularización temporal de decenas de miles de inmigrantes que trabajan en el campo o como empleados del hogar. El Ejecutivo ampliará por seis meses los permisos de residencia de quienes estuvieran en Italia antes de octubre y les hubiera expirado el documento. Lo pueden solicitar contratista o contratante, aunque se les denegará a quienes hayan cometido delitos o a condenados por inmigración ilegal. El Gobierno calcula que se podrán acoger a esta regularización unas 200.000 personas.

La encargada de anunciarlo fue la ministra de Agricultura, Teresa Bellanova, una antigua sindicalista que empezó a trabajar como temporera con 14 años, que no pudo contener las lágrimas en su comparecencia ante la Prensa. La disposición había supuesto un fuerte choque entre los socios de Gobierno, ya que el Movimiento 5 Estrellas (M5E) se oponía a la propuesta de Bellanova, de la formación Italia Viva de Matteo Renzi, y que también apoyaba el socialdemócrata Partido Democrático (PD).

Otras medidas aprobadas son una renta básica de emergencia de entre 400 y 800 euros a familias con unos ingresos inferiores a 15.000 euros anuales. También se amplía la prohibición de los despidos y se conceden nueve semanas adicionales para acogerse a un ERTE. Las empresas con una facturación inferior a 250 millones dejarán de pagar el impuesto de sociedades en mayo y junio. Las pymes disfrutarán de ayudas de hasta 62.000 euros a fondo perdido, mientras que los autónomos seguirán percibiendo una ayuda de 600 euros, que podría incrementarse a 1.000. La última ayuda llamativa es la subvención del 60% en la compra de bicicletas y monopatines para impulsar un transporte sostenible.