China, un mes sin muertos por coronavirus

Según las autoridades chinas, solo 91 personas continúan en tratamiento por covid-19

Beijing eases its coronavirus containment measures
Un restaurante a la hora de comer en el distrito económico de PekínROMAN PILIPEYEFE

El país en el que se originó el brote lleva un mes sin registrar ninguna muerte por coronavirus. La Comisión Nacional de Sanidad ha informado esta mañana que en China se han registrado cuatro nuevos casos de coronavirus, todos en Jilin, provincia del noreste que pasó a cerrar esta semana ante el temor a un segundo rebrote.

Según informa la agencia AP, la última vez que el organismo sanitario chino reportó una muerte fue el pasado 14 de abril, por lo que en China llevan ya un mes sin muertes por coronavirus.

Según las autoridades chinas, solo 91 personas continúan en tratamiento por covid-19, mientras que otras 623 se encuentran en aislamiento y siendo vigiladas por ser casos sospechosos o por directamente haber dado positivo a pesar de no tener síntomas.

El balance total, siempre según el Gobierno de Pekín, es de 4.633 muertes y 82.933 infecciones desde que se detectara el virus en el centro de la ciudad de Wuhan.

China ha mantenido las medidas de distanciamiento social y la prohibición a que los extranjeros entren el país, pero ha ido incrementando la reapertura del sector económico. La segunda economía del mundo ha permitido a las grandes fábricas y pequeñas empresas que vuelvan a producir. Es más, hoy se ha sabido que la producción industrial de China ha crecido un 3,9% interanual en abril, la primera vez que ha registrado un incremento en lo que va de 2020, un periodo en el que la economía del país asiático se ha visto fuertemente afectada por la crisis del coronavirus.

Para demostrar que su lucha contra el coronavirus está siendo una victoria, el Gobierno planea también celebrar su sesión parlamentaria anual a finales de este mes. Eso sí, con un acceso limitado para periodistas y otros visitantes.

En otro intento de mostrar músculo sanitario, China ha informado que ya ha hecho pruebas a tres millones de ciudadanos de Wuhan, epicentro del brote del nuevo virus, y que ahora se centrará en realizárselo al resto de la población (11 millones de habitantes).

Una vez que tengan los test de cada uno de los ciudadanos de Wuhan, las autoridades tendrá una clara fotografía del número de casos asintomáticos.

Se dará prioridad a todos los residentes que aún no han sido sometidos a las pruebas, gente que viva en complejos residenciales en los que se detectaran infecciones, así como a los más mayores, informó la agencia estatal Xinhua.