Italia reabre sus fronteras el 3 de junio para los turistas extranjeros y sin cuarentena

Justo cuando España aprueba un aislamiento a los viajeros, las autoridades italianas lo levantan

Pese a que en Europa sólo Reino Unido supera a Italia en número de muertos por coronavirus, desde el Gobierno de Roma llevan días presionando para que la Unión Europea abra sus fronteras al turismo. Ayer el país transalpino dio un paso más y aprobó permitir la llegada de turistas de países de la UE sin que pasen una cuarentena de 14 días. Hasta este momento las pocas personas que han llegado a Italia desde que comenzó el confinamiento tenían que someterse al aislamiento.

Pero ahora, justo cuando España lo ha aprobado, en Roma lo levantan. Las únicas restricciones vigentes -explica el decreto firmado por el primer ministro, Giuseppe Conte- serán las que apliquen el resto de Estados para permitir salir a sus ciudadanos. Por ejemplo, en estos momentos España sigue sin permitir vuelos directos a Italia. El próximo lunes Alemania ha citado a otros nueve países -entre ellos España e Italia- para tratar de fijar reglas comunes en los viajes.

El Gobierno italiano pretende relanzar de esta forma el turismo, aunque no sólo internacional, sino también nacional. El 3 de junio se podrán realizar también desplazamientos entre distintas regiones, lo que permitirá a los italianos ir de vacaciones a otros puntos del país. Todavía únicamente se pueden mover con libertad por sus ciudades y sólo a partir del lunes será posible circular por la misma región sin necesidad de llevar el documento que ha servido hasta ahora como justificante y que pasará a mejor vida.

El lunes es la fecha indicada para un retorno casi total de la actividad. Abrirán de nuevo las tiendas, centros comerciales, bares y restaurantes -con clientes-, peluquerías, gimnasios, piscinas o mercados de barrio. Además, se permitirá ya encontrar a los amigos, evitando aglomeraciones, pero sin un número máximo establecido. También se podrá acudir a las segundas residencias, aunque si están en otra región todavía hay que esperar al 3 de junio.

Estaba previsto que varios de estos establecimientos levantaran la persiana el 1 de junio, pero finalmente el Gobierno ha decidido anticipar dos semanas el calendario ante la evolución favorable de la curva epidemiológica. Ayer hubo 153 fallecidos y 875 contagiados, aunque la mitad siguen registrándose en la región de Lombardía, la única que sigue verdaderamente en una situación delicada.

De hecho, ahora serán las regiones las que decidan sus tiempos. Lombardía estrechará la vigilancia y Campania -al sur-, que ha extremado siempre la prudencia, retrasará algunos días la reapertura. La asociación empresarial Confesercenti calcula que un 60% de los negocios preferirán permanecer cerrados por las limitaciones. El Gobierno ha levantado un poco la mano y ha rebajado a un metro la distancia entre los clientes en tiendas o restaurantes y a metro y medio en las playas.