Francia

Macron pierde la mayoría absoluta tras la deserción del ala izquierda

Un total de 17 diputados críticos con las reformas del presidente rompe con el movimiento que le llevó al Elíseo hace tres años y crea un grupo propio en la Asamblea Nacional

El presidente francés, Emmanul Macron, sufre esta deserción en medio de la emergencia sanitaria por el coronavirus
El presidente francés, Emmanul Macron, sufre esta deserción en medio de la emergencia sanitaria por el coronavirus POOL REUTERS

Las consecuencias políticas de la crisis sanitaria en Francia han llegado hasta el corazón de la mayoría parlamentaria del presidente Emmanuel Macron en forma de escisión del ala más progresista de su movimiento político. Un grupo de 17 diputados, la mayoría pertenecientes a La República en Marcha, el partido del presidente, han presentado ante la presidencia de la Asamblea Nacional los estatutos de un nuevo grupo parlamentario que se define como “ecologista, social e independiente”, “ni de mayoría macronista ni de ninguna oposición tradicional”.

Aunque los rumores sobre una posible secesión dentro del grupo de Macron han sido una constante casi desde el inicio del quinquenio, estos se habían multiplicado ya desde las protestas contra la reforma de las pensiones, especialmente por el descontento de las decisiones presidenciales dentro de las sensibilidades más izquierdistas del heterogéneo grupo mayoritario.

La primera consecuencia de la escisión es que el grupo parlamentario se queda ahora en 288 diputados perdiendo la mayoría absoluta de la cámara. En la práctica las consecuencias no parece que puedan llegar tan. A corto plazo, Macron podrá seguir gobernando sin problemas mayores con el apoyo táctico de algunos de los grupos centristas. Pero a nadie se le escapa la importancia de este movimiento y lo que supone, también simbólicamente, para debilitar a Macron.

La República en Marcha sigue contando con la fidelidad de los 46 escaños del centrista MoDem, pero el cisma evidencia la dificultad de mantener la cohesión en un partido que llevó al hemiciclo hace tres años a muchos neófitos sin experiencia política. Además, la nueva aritmética parlamentaria daría por ello al MoDem más influencia sobre la formulación de políticas en los dos últimos años del mandato de cinco años de Macron.

Con la creación de este nuevo grupo se bate además un récord en la historia de la V República ya que nunca hubo tantos, nueve en total. Estos 17 diputados dicen priorizar como objetivos: el apoyo a las inversiones municipales en favor de la transición ecológica, transformar la democracia mediante una transparencia real de la vida pública o lograr una verdadera igualdad entre hombres y mujeres.

El portavoz de la nueva estructura, Hubert Julien-Laferrière, justifica su salida alegando que cada vez les era “más complicado” defender los ideales por los que fueron elegidos hace tres años y subraya que no son ellos quienes se han alejado de esas promesas. Del otro lado, algunos pesos pesados del partido gubernamental intentaron minimizar el golpe, al afirmar que la pérdida no supone un “cataclismo” y que siguen contando con la mayoría en el parlamento gracias a sus aliados.

Infografía
Infografía Tania Nieto

¿Y qué piensa el propio Macron de todo esto? ¿Traición en un momento delicado de urgencia nacional? Era la pregunta del morbo que recorría los medios franceses en la tarde de este martes. Oficialmente, desde el Elíseo, silencio. Extraoficialmente, según cuentan algunos medios franceses, cabreo y rabia.

Macron supo aglutinar en torno a su persona en 2017 a candidatos procedentes de la izquierda y de la derecha bajo un programa basado en las reformas, que le premió con una amplia mayoría absoluta de 314 diputados (de 577). Después de este episodio, cobran aún más valor y relieve las palabras que pronunció Macron el pasado domingo en el lanzamiento del año conmemorativo al general de Gaulle. ”De Gaulle nos dijo que Francia es fuerte cuando se mantiene unida, cuando busca la vía de la cohesión en nombre de una cierta idea de Francia que nos une más allá de las discordias", señaló el mandatario francés. Un llamamiento a la unidad que se interpretó como dirigido a todos los franceses en estos momentos de lucha contra la pandemia, pero que ahora recobra otra lectura interna, lanzada a sus propias filas, horas antes de que se oficializara la ruptura.