Ganadores y perdedores: Corea del Sur y Alemania, los campeones de la pandemia

El 52% de los norteamericanos piensa que Estados Unidos ha gestionado mal o muy mal la crisis, según una encuesta nacional del Pew Research Center

Los estadounidenses dan la medalla de oro en la gestión del coronavirus a Corea del Sur y Alemania, por delante de la de su propio país, que es valorada como mala o mediocre por el 52% de la población, según la nueva encuesta nacional del Pew Research Center, realizada del 29 de abril al 5 de mayo de 2020, entre 10.957 adultos. Un 47% estima que el trabajo de sus autoridades ha sido bueno o excelente.

De forma más detallada, un 21% de los encuestados califica de pobre la gestión de la COVID-19 por parte de Washington, un 31% la tacha de mediocre, frente a los que la definen como buena (37%) o excelente (10%).

Sin embargo es significativo que los participantes otorgan peor nota a la Casa Blanca y los estados que a otros países sobre los que se les ha pedido opinión. Si el 47% valora como positiva la gestión de las autoridades locales, el porcentaje se eleva hasta el 66% para Alemania y Corea del Sur, y un 49% para Reino Unido. Solo Italia (34%) y China (33%) quedan por detrás de Estados Unidos en la encuesta, que solo pide opinión sobre estos seis países.

Otro aspecto que pone de manifiesto el trabajo del Pew Research Center es la diferencia de criterio en función de la ideología política, la edad y la formación de los entrevistados. Los adultos más jóvenes se inclinan mayoritariamente a decir que Estados Unidos ha manejado el brote de manera deficiente: alrededor de dos tercios de los menores de 30 años (65%) dicen que su país ha hecho un mal trabajo, en comparación con el 59% de los que opininan así de entre 30 y 49 años y solo alrededor del 40% de los mayores de 50 años.

Los más formados académicamente también son más críticos con las autoridades locales. Alrededor de dos tercios de los poseedores den un título de posgrado dicen que Estados Unidos ha hecho un mal trabajo, al igual que alrededor de seis de cada diez graduados universitarios.

En comparación, aproximadamente cuatro de cada diez encuestados solo con educación secundaria o menos (43%) dicen lo mismo. Los negros (63%) e hispanos (57%) también califican la respuesta de Estados Unidos de manera más negativa que los blancos no hispanos (48%).

Respecto a las tendencias políticas, mientras las tres cuartas partes (73%) de los demócratas y los independientes de tendencia demócrata son críticos con la respuesta, una proporción similar de republicanos e independientes de tendencia republicana elogian la gestión de las autoridades.

Unanimidad en las críticas a China

No obstante, hay algo que une al presidente Trump y los encuestados de diferentes edades e ideologías. Casi dos de cada tres dicen que China no ha hecho un buen trabajo frente al brote de coronavirus, incluido el 37% que dice que el país ha hecho un mal trabajo. El recelo que despierta la información sobre el coronavirus proporcionada por Pekín es enorme, ya que solo el 15% de los encuestados dice fiarse algo o mucho, frente al 84% que la considera poco fiable o completamente falsa.

Alrededor de seis de cada diez o más en cada grupo de edad son críticos con el Gobierno de Pekín. Pero los mayores, que tienden a tener actitudes menos favorables hacia China, le otorgan las calificaciones más bajas: El 69% de los mayores de 65 años dice que el país ha hecho un trabajo regular o deficiente, en comparación con el 59% de los menores de 30 años. Los republicanos son también más críticos con las autoridades del gigante asiático.

Sin embargo, cuando se trata valorar a los otros cuatro países consultados en la encuesta. Los demócratas son más proclives que los republicanos a opinar que Italia, Corea del Sur y Alemania han gestionado bien la pandemia. Pero, en cada uno de estos casos, la diferencia es inferior a diez puntos porcentuales. En el caso del Reino Unido, el 54% de los republicanos dice que el país ha hecho un trabajo excelente o bueno, en comparación con el 45% de los demócratas.

Cuando se les pregunta si Estados Unidos pueden aprender mucho o bastante de otros países sobre la forma de frenar la propagación del coronavirus ,son especialmente propensos a reconocer que esos otros países están manejando bien el brote. Las diferencias son más pronunciadas cuando se trata de Alemania y Corea del Sur. Por ejemplo, el 70% de los que dicen que EE UU puede aprender de otros países admite que Alemania está manejando bien el brote de coronavirus, en comparación con el 48% de los que piensan que los EE UU puede aprender poco o nada de otros países.

División respecto a la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha sido un jugador clave para abordar la propagación mundial del coronavirus, pero ha sido muy criticada por el presidente Donald Trump en las últimas semanas. A mediados de abril, congeló los fondos que dona a la organización, una medida fuertemente criticada por los principales demócratas, recuerdan los autores de la encuesta.

En este aspecto, la división partidista respecto a la gestión de la OMS es manifiesta. Mientras el 62% de los demócratas y los independientes de tendencia demócrata dicen que la organización ha hecho cuando menos un buen trabajo, solo el 28% de los republicanos y los republicanos opinan lo mismo.

La confianza en la información de la UE y la OMS, aunque es relativamente alta en general, es aún más fuerte entre las personas con título universitario o superior. Alrededor de las tres cuartas partes de los que tienen un título de posgrado (78%) o universitario (72%) dicen que pueden creer la información proveniente de la UE sobre el brote de coronavirus.