¿Quién es el médico de Trump que aprueba el uso de la hidroxicloroquina?

Veterano de Afganistán y osteópata, Sean Conley se había mantenido fuera de los focos hasta que le ha “recetado” este antipalúdico al presidente de EE UU

Esta semana, Donald Trump daba la sorpresa. En una extraña rueda de prensa, el presidente de EE UU reconocía que tomaba hidroxicloroquina, un antipalúdico, para prevenir la covid-19. Trump aseguró que llevaba “dos semanas” tomando hidroxicloroquina combinada con un suplemento de zinc.

¿Qué tienes que perder?”, se preguntaba el mandatario. “Si no sirve”, dijo, “os lo diré”. “Todavía estoy aquí, hasta ahora parece que estoy bien. Os sorprendería cuánta gente, sobre todo sanitarios en la primera línea, la toman antes de contagiarse”, afirmó en una rueda de prensa.

Horas después de esta bomba informativa, pues no está comprobado que este fármaco sea efectivo en la lucha contra el SARS-CoV-2 y sin embargo, la lista de sus efectos secundarios es enorme, el médico del presidente Trump, el doctor Sean P. Conley, escribió una carta en la que justificaba su presunta decisión sobre la hidroxicloroquina.

¿Quién es el doctor Sean P. Conley? A continuación cinco claves sobre el polémico médico de la Casa Blanca.

1. Orígenes

Nació en Doleystown, en el estado de Pensilvania. En 2006, se graduó en la Facultad de Medicina Osteopática de Filadelfia. En Estados Unidos, la osteopatía se considera una licenciatura y ya hay 36 facultades en todo el país en las que se puede estudiar.

2. Pasado militar

Hizo su residencia en emergencias médicas, en una base naval de Virginia. Después fue desplegado en Afganistán. Allí era el jefe de una unidad de trauma en una base afgana de la OTAN. En Kandahar, recibió una condecoración de Rumanía por salvar la vida a un soldado rumano al que le estalló un artefacto explosivo improvisado.

3. Médico de la Casa Blanca

Normalmente, el equipo médico de la Casa Blanca está formado por doctores del Ejército de EE UU. Conley se convirtió en el médico personal del presidente Donald Trump en mayo de 2018.

4. Predecesor

Su antecesor, Ronny Jackson, llegó a decir que Trump tenía muy “buenos genes”, que no era obeso y que si hubiera llevado una dieta más sana durante los últimos años el presidente llegaría a cumplir 200 años. También le dio el beneplácito para presentarse a la relección. A menudo Trump critica a sus adversarios por carecer de vigor. A pesar de que no practica ningún deporte más allá del golf, sus atracones de McDonald´s a altas horas de la madrugada o sus cuatro horas y media de sueño, Jackson señaló que el mandatario estaba en forma para otro mandato.

5. Ojo del huracán

Conley había conseguido mantenerse al margen de las polémicas que salpican al presidente. Hasta que llegó la inesperada noticia de que Trump tomaba hidroxicloroquina como prevención al coronavirus. Todos los ojos se pusieron entonces en este médico, que hasta ahora había conseguido pasar desapercibido en los medios de comunicación. Aunque son muchas la voces en Estados Unidos que creen que Trump simplemente se automedica.

El doctor Conley aseveró que “después de numerosos debates, él y yo coincidimos basándonos en las evidencias a favor y en contra del uso de la hidroxicloroquina, concluimos el beneficio potencial para el tratamiento”.