La prensa oficial norcoreana reconoce que Kim Jong Un no puede teletransportarse

En la exaltación al líder propia del régimen estalinista, a la familia Kim se le atribuía el poder de viajar por el espacio-tiempo

Kim leads meeting to boost North Korea's nuclear capabilities
El líder norcoreano, Kim Jong Un, asiste a una reunión del Comité Militar-/kcna/dpa -/kcna/dpa

El régimen de Corea del Norte no sólo es uno de los más opacos del mundo, sino que además reviste a su líder, Kim Jong Un, de poderes casi sobrenaturales. Pero ahora, en un hecho con pocos precedentes, la prensa al servicio de la dictadura ha admitido que, al contrario de lo que hacían creer, el dictador no puede viajar por el espacio-tiempo.

El diario “Rodong Sinmun” ha publicado una información en la que afirma que “en realidad, una persona no puede desaparecer de repente y reaparecer curvando el espacio-tiempo”.

Hasta ahora, a Kim y a sus antecesores (su padre y su abuelo) se les consideraba capaces de lo que el Corea se llama “chukjibeop”, un supuesto método de curvar el espacio tiempo y viajar largas distancias. Es una especie de velocidad sobrenatural o teletransporte.

Según Corea del Sur, este tipo de informaciones forman parte de un paulatino proceso de desmitificación del líder supremo de Corea del Norte, una estrategia que persigue fomentar el nacionalismo y el amor por el pueblo más que otorgar a los líderes poderes casi divinos y mostrar la cara más humana de estos.

Recientemente, en plena pandemia del coronavirus, la desaparición de Kim Jong Un durante tres semanas despertó todo tipo de rumores acerca de la salud del dictador, del que llegó a decirse que había muerto, pero reapreció en un acto público para desmentir todos los rumores.

Reunión con la cúpula militar

Precisamente, el líder norcoreano se ha reunido con la cúpula del Ejército, representada en la comisión militar del Partido de los Trabajadores para desarrollar “nuevas políticas con objeto de incrementar todavía más la capacidad de contención bélica nuclear del país”, según informa la agencia oficial de noticias del país, la KCNA. En la misma conversación se abordó también la necesidad de desarrollar una política para poner “en máxima alerta” a las fuerzas armadas estratégicas.

Se desconoce cuándo tuvo lugar esta reunión, pero los servicios de Inteligencia surcoreanos asumen que ocurrio el pasado sábado, dado que Corea del Norte informa de eventos de este calibre un día después de que ocurran, por norma.

Según la agencia norcoreana, citada a su vez por su homóloga surcoreana Yonhap, los participantes en la reunión analizaron una serie de aspectos de las actividades políticas y militares de la totalidad de las fuerzas armadas", especialmente centrada en la adopción de medidas “cruciales” para el desarrollo de fuego de artillería.

Kim enfatizó la importancia de “consolidar el liderazgo monolítico del partido” sobre los militares y especificó “cuestiones clave que deben mantenerse constantemente en el desempeño militar y político de las fuerzas armadas de la República Popular Democrática de Corea [el nombre oficial del país]”, según la agencia.

Kim firmó además siete "órdenes" relacionadas con las medidas militares discutidas durante la reunión, incluidas aquellas destinadas a mejorar "la responsabilidad y los roles de las principales instituciones educativas militares," reorganizar "el sistema de mando militar" y promover "las filas militares de los oficiales al mando".