España destinará 50 millones para los refugiados venezolanos

Conferencia internacional de donantes: la UE en su conjunto ofrece 144 millones y el Banco Europeo de Inversiones otros 400 en préstamos

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, asiste a una conferencia internacional de solidaridad con los refugiados y migrantes venezolanos, que ha sido coordinada por España y la UEEmilio NaranjoEFE

La Unión Europea (UE) ha anunciado este martes que su contribución a la conferencia internacional que recauda fondos para migrantes y refugiados venezolanos asciende a 144,2 millones de euros, mientras que el Banco Europeo de Inversiones (BEI) ofrecerá 400 millones de euros en préstamos.

Por su parte, la ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, anunció que la aportación de España será de 50 millones de euros en tres años y recaerá especialmente en Colombia, Perú y Ecuador.

González Laya ha intervenido en la conferencia para concretar el desembolso de este paquete en un periodo de tres años, y ha recordado que España ha dedicado ya 20 millones de euros a apoyar los esfuerzos de los países de acogida y a responder a las necesidades de las personas afectadas, dentro y fuera de Venezuela.

Según ha informado Exteriores, España ha querido “dar un salto cualitativo” concretando el paquete de apoyo anunciado hace apenas siete meses. El primer año se asignarán prácticamente la mitad, unos 23 millones de euros, para atender las necesidades inmediatas, que ya eran muy elevadas, y han aumentado mucho con la pandemia del Covid-19, pero también para contribuir a la resiliencia de medio y largo plazo de los países de acogida.

De ese primer gran desembolso, el grueso, 12 millones de euros, se destinarán a los socios multilaterales de esta conferencia, ACNUR y OIM, para apoyar su labor de respuesta a las necesidades humanitarias y de integración de los migrantes y refugiados venezolanos y de acompañamiento a los esfuerzos de los países de acogida.

En este año 2020 España aportará, además, cinco millones de los 50 comprometidos en alianza con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para apalancar operaciones reembolsables que permitan maximizar el impacto en desarrollo y el beneficio tanto a los migrantes y refugiados venezolanos como a las comunidades de acogida.

Ayuda europea

“La UE contribuirá a esta conferencia aportando 144,2 millones de euros en fondos nuevos de ayuda humanitaria, cooperación al desarrollo y prevención de conflictos”, desveló el alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell, durante el encuentro, organizado por videoconferencia junto con el Gobierno de España. Borrell puntualizó que el BEI “pondrá a disposición de los países receptores de inmigrantes 400 millones de euros en préstamos”.

El comisario europeo de Gestión de Crisis, Janez Lenarcic, explicó que, de la contribución total de la UE en esta conferencia, en 2020 asignará 68 millones de euros del presupuesto humanitario para hacer frente a necesidades urgentes. “Estos fondos permitirán hacer frente a necesidades urgentes. Proporcionaran asistencia que puede salvar vidas de los refugiados y migrantes más vulnerables en sectores clave, como la sanidad o la educación”, dando apoyo a las comunidades locales, explicó.

Según Lenarcic, la pandemia de coronavirus “pone la seguridad, la salud y los sistemas sociales todavía bajo más presión. Afecta fuertemente a las economías nacionales y compromete su capacidad de integrar a los migrantes”, por lo que “hay que ayudarles”.

Por su parte, la comisaria europea de Asociaciones Internacionales, Jutta Urpilainen, explicó que cerca de la mitad de la nueva ayuda anunciada hoy por la UE, unos 70 millones de euros, se centrará en “esfuerzos de desarrollo”. “Trabajamos para que haya más niños yendo al colegio, rompiendo el círculo de la pobreza y construyendo un futuro más brillante”, dijo la comisaria.

Solidaridad de la región

Por su parte, los ministros de Exteriores de los principales países receptores de migrantes y refugiados venezolanos han reiterado su solidaridad con ellos y su deseo de integrarlos en sus respectivas sociedades, pero han advertido de que necesitan más apoyo internacional, habida cuenta del impacto que la pandemia de la COVID-19 está teniendo en el plano sanitario pero también económico.

Durante su intervención en la conferencia, todos ellos han puesto en valor los esfuerzos realizados hasta ahora por sus respectivos gobiernos para cubrir las necesidades básicas de los venezolanos que han llegado en los últimos años a su territorio y su deseo de seguir haciéndolo, también ahora durante la pandemia.

La ministra de Exteriores colombiana, Claudia Blum, ha llamado la atención sobre el hecho de que las previsiones de la ONU son que los 5 millones de migrantes y refugiados venezolanos actuales pasen a ser 6,5 millones a finales de 2020, de los que 2,4 millones estarían en Colombia, el principal país receptor y que actualmente acoge a 1,8 millones.

El Gobierno colombiano, ha señalado Blum, se ha enfrentado a “grandes desafíos” a la hora de ofrecer a todos ellos servicios sociales básicos pero “no puede cubrir las necesidades solo, más ahora en la emergencia actual”. Así, ha lamentado que de los fondos requeridos a nivel internacional apenas se han recabado “doce dólares por migrante”.

Por su parte, su homólogo peruano, Gustavo Meza-Cuadra, ha destacado el “gran esfuerzo” asumido por Perú, segundo país de destino con más de 870.000 venezolanos y el primer receptor de solicitudes de asilo, y el “desafío sin precedentes en todos los ámbitos” que supone brindar asistencia a todos ellos. “La compleja coyuntura de la COVID-19 ha venido a agravar esta situación”, ha reconocido.