“No puedo respirar, déjame respirar”

Nuevo caso de violencia policial contra los negros en EE UU. Un detenido fallece en Minneapolis después de que un agente le presionara el cuello con la rodilla durante varios minutos

La muerte de otro hombre negro bajo custodia de un agente pone de nuevo el foco en las fuerzas policiales en Estados Unidos, acusadas a menudo de racistas. Este martes por la mañana la policía de Minneapolis informaba del fallecimiento de un ciudadano de color debido a un problema médico sufrido cuando unos agentes trataban de arrestarlo.

El caso, en circunstancias normales, habría pasado a engrosar sin más las estadísticas de criminalidad en EE UU de no haber sido porque varios transeúntes grabaron lo ocurrido con su móvil. Y el escalofriante vídeo del suceso muestra a un oficial con la rodilla en el cuello del hombre, neutralizado en el suelo junto a un coche, durante al menos siete minutos. El detenido repite en varias ocasiones que no puede respirar antes de perder el conocimiento y morir poco después.

La Policía explicó que el hombre coincidía con la descripción de un sospechoso en un caso de falsificación y se resistió al arresto. El oficial, no identificado, ignora sus súplicas. ``Por favor, por favor, por favor, no puedo respirar. Por favor, hombre'', se oye decirle al agente. Después de varios minutos, otro de los oficiales le dice al hombre que se ``relaje''. Pasan los minutos y el hombre se queda inmóvil bajo la presión de la rodilla. El oficial la mantiene en su cuello varios minutos más.

Presencia de testigos

Para entonces varios testigos se habían reunido en una acera cercana, y algunos grabaron la escena en sus teléfonos. Uno de ellos le dice a los oficiales que deben dejarlo respirar. Otro les grita que controlen el pulso del hombre. Nadie les hizo caso.

El hombre fallecido fue identificado como George Floyd por Ben Crump, un destacado abogado de derechos civiles y lesiones personales que ha sido contratado por la familia. "Todos vimos la horrible muerte de George Floyd en vídeo mientras los testigos le rogaban al oficial que lo llevara al coche de la policía y se retirara del cuello'', dijo Crump en un comunicado. ``Este uso abusivo, excesivo e inhumano de la fuerza le costó la vida a un hombre que fue detenido por la Policía para ser interrogado por un cargo no violento''.

El agravante para los agentes es que el fallecido iba desarmado, lo que ha despertado una nueva ola de indignación contra el Cuerpo y los líderes políticos y sociales de Minnesota ya exigen que los oficiales involucrados rindan cuentas.

-Fantasmas de la historia: violencia policial en EE UU

-La foto de la que todo el mundo habla

El gobernador, Tim Walz, calificó el vídeo de inquietante y agregó que la falta de humanidad era “repugnante”. “Obtendremos respuestas”, añadió, “y buscaremos justicia”. También ha hablado de las imágenes el alcalde de Minneapolis, Jacob Frey, que se disculpó ante la comunidad de color en Facebook: “Ser negro en Estados Unidos no debería ser una sentencia de muerte. Durante cinco minutos, vimos a un oficial blanco presionar su rodilla contra el cuello de un hombre negro. Cinco minutos. Cuando escuchas a alguien pidiendo ayuda, se supone que debes ayudar. Este oficial fracasó en el sentido humano más básico'', escribicó Frey.

Cuando los periodistas le preguntaron sobre el uso de la rodilla en el cuello del hombre, la jefa de Policía de Minneapolis, Medaria Arradondo, dijo que el departamento tiene ``políticas establecidas para poner a alguien bajo control'', y que ``serán parte de la investigación completa que haremos internamente". En Minneapolis, arrodillarse sobre el cuello de un sospechoso está permitido dentro de la política de uso de fuerza del departamento de Policía; los oficiales reciben instrucción sobre cómo comprimir un cuello sin aplicar presión directa a las vías respiratorias. Se considera una ``opción de fuerza no mortal'', según el manual de políticas del departamento.