¿Quién es Dominic Cummings, el hombre más poderoso de Reino Unido tras Johnson?

El “premier” debe a su asesor estrella la victoria del Brexit en el referéndum de 2016 y su llegada a Downing Street. Su gran ambición es sustituir el respetado servicio público británico por un ejército de tecnócratas

En un hecho insólito, Dominic Cummings se dirigió a la Prensa el lunes desde el jardín de Downing Street
En un hecho insólito, Dominic Cummings se dirigió a la Prensa el lunes desde el jardín de Downing StreetJonathan BradyAP

El Jardín de las Rosas del número 10 de Downing Street está normalmente reservado para que los primeros ministros británicos hagan anuncios. Pero el lunes fue el escenario de un teatro político épico, cuando el principal asesor de Boris Johnson, Dominic Cummings, se sentó y explicó a un frenético grupo de medios británicos por qué había roto el confinamiento.

Pero, ¿cómo llegó a ser un asesor no electo la persona más poderosa de Reino Unido después del primer ministro? ¿Y qué significará su incómodo protagonismo para el futuro inmediato del país?

Cummings se ha infiltrado lentamente en la conciencia pública desde la campaña a favor del Brexit en el referéndum de 2016 sobre la permanencia en la UE. Sin embargo, siguió siendo una figura ligeramente misteriosa para la mayoría de los británicos fuera de los círculos políticos hasta este fin de semana.

Hasta cierto punto, Cummings puede verse como un típico “tory” educado en Oxford. Aunque estudió en universidades privadas, no se le encontrará posando en fotografías del Oxford Bullingdon Club como a Johnson y al ex primer ministro conservador David Cameron.

Cummings, hijo de un ingeniero de minas y una maestra para alumnos con necesidades especiales, creció en el condado de Durham, en el noreste de Inglaterra. Evitó la política de izquierdas dominante en la ciudad cuando estaba creciendo y en su lugar defendió a la némesis de la región, Margaret Thatcher, durante la amarga huelga de mineros de los años ochenta.

Sus compañeros y tutores universitarios lo recuerdan cómo un extraño que era increíblemente astuto. Se decía que el estudiante era el favorito del profesor de Historia Norman Stone. A otro de sus maestros, el historiador Robin Lane Fox, se le preguntó una vez quién era más inteligente, Johnson o Cummings y respondió: “Dominic, con diferencia”.

Después de salir de Oxford con un título en la Historia Antigua y Moderna, pasó tres años en la Rusia post soviética antes de caer en la política conservadora del partido como una especie de provocador intelectual aparentemente en una misión para alterar el “stablishment”

Cummings encontró su momento político en 2004, cuando el entonces Gobierno laborista de Tony Blair quería introducir asambleas regionales. Recurriendo a su aversión profundamente arraigada a los funcionarios, convirtió la campaña sobre si el norte debería tener su propia voz política en una más simple sobre el dinero. Su idea fue contratar a un elefante blanco inflable gigante y desfilarlo por la región como un símbolo de lo que la Asamblea se convertiría. Lo que parecía una victoria para la campaña del “sí” se convirtió en un rotundo “no”, posiblemente una lección que le sería útil para el referéndum del Brexit.

Sin embargo, antes de llegar allí, Cummings había accedido a Whitehall a principios de la década de 2010 como asesor especial del entonces ministro de Educación, Michael Gove. El desprecio abierto de Cummings por las convenciones del servicio civil lo convirtió en una figura polarizante, tanto que el primer ministro, David Cameron, lo describió como un “psicópata de carrera”.

Pero mientras el suave Cameron caminaba sonámbulo hacia el Brexit, Cummings estaba exponiendo su manifiesto político en su ahora famoso blog. Esta colección prodigiosamente ambiciosa de reflexiones intenta describir cómo la ciencia, desde la física newtoniana hasta la epidemiología, podría usarse para mejorar la gobernanza y las políticas públicas, barriendo lo que él ve como el servicio civil aficionado, educado en las artes, y reemplazándolo por tecnócratas más inteligentes graduados en Matemáticas e Ingeniería.

Su enfoque ayudó a aprovechar la desilusión popular con la clase política para triunfar en el referéndum de 2016, y su aparición como el principal asesor de Johnson le dio la oportunidad de impulsar al Partido Conservador en una agenda radical de derechas y reformar todo el sistema político, incluso buscando a “raros e inadaptados” para trabajar en el Número 10.