La 82ª división aerotransportadora, lista para frenar los disturbios en Minneapolis

Esta unidad de paracaidistas puede ser desplegada en cualquier parte del mundo en 18 horas

A medida que la tensión va aumentando en Minneapolis, el Gobierno de Donald Trump sigue reforzando su estrategia para hacer frente a los disturbios que se están extendiendo por varias ciudades del país con nuevas medidas. La Casa Blanca guarda en la recámara la opción de enviar a militares de la 82ª División Aerotransportada de Fort Bragg, estacionada en Carolina del Norte, la primera división aerotransportada del ejército americano. Sus generales aseguran que está lista para ir a cualquier parte del mundo en 18 horas.

Esta división sirve como la Fuerza de Respuesta Rápida de Estados Unidos. El pasado mes de enero unos 3.500 paracaidistas se desplegaron en Oriente Medio con poca antelación tras el asesinato del general Suleiman por parte de Estados Unidos, uno de los hombres más poderosos de Irán. “A lo largo de nuestra historia nunca hemos fallado en una misión y seguiremos listos, incluso ahora”, dijo el general James J. Mingus en relación a la situación que enfrentó durante la crisis del covid-19.

La 82ª División Aerotransportada del Ejército de Estados Unidos, conocida como “Guardia de Honor de Estados Unidos”, tuvo un papel estelar durante el desembarco de Normandía, en junio de 1944, durante la Segunda Guerra Mundial, una acción militar que permitió la liberación de los territorios de Europa occidental ocupados hasta ese momento por la Alemania nazi. Esta unidad de élite también participó en las guerras de Vietnam, en las del Golfo, Afganistán y en la de Irak.

El Pentágono anunció este sábado que estaba listo para enviar ayuda militar a las autoridades que tratan de contener los disturbios en Minneapolis, donde la muerte de George Floyd ha provocado protestas generalizadas, pero el gobernador Tim Walz no ha solicitado tropas federales.

Jonathan Rath Hoffman, el principal portavoz del Pentágono, dijo que varias unidades militares han sido puestas en alerta “como una medida de planificación prudente” en caso de que el gobernador Walz solicite ayuda. La agencia Associated Press informó primero sobre los posibles despliegues y, citando fuentes con conocimiento directo de las órdenes, nombró cuatro ubicaciones de las que se extraerían soldados.

El secretario de Defensa Mark Esper y el general Mark Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto, han hablado con Walz dos veces y le transmitieron que el Pentágono estaba preparado para ayudar si era necesario. El general de división Jon Jensen, el ayudante general de la Guardia Nacional de Minnesota, dijo que la decisión del Pentágono de colocar a algunas unidades militares en un estado de alerta mayor para un posible despliegue es “un movimiento prudente” que le dio a Walz más opciones.

El gobernador demócrata se ha visto forzado a pedir el despliegue de la Guardia Nacional (cuerpo de reserva) del estado para hacer frente a los violentos disturbios.