¿Quién mató a Olof Palme? Cinco teorías sobre el “crimen del siglo”

La Fiscalía sueca revela este miércoles sus últimas pistas para resolver el asesinato del ex primer ministro socialdemócrata hace 34 años

Thumbnail

Expectación máxima en Suecia a pocas horas de que el fiscal Krister Petersson anuncie a las 9:30 de este miércoles quién asesinó al ex primer ministro Olof Palme una fría noche del 28 de febrero de 1986 en el centro de Estocolmo. “Soy optimista acerca de poder presentar lo que sucedió con el asesinato y quién es el responsable”, anunció en febrero en la televisión pública SVT tras revelar que “hemos analizado de nuevo asuntos de la investigación, realizado pruebas técnicas y entrevistado a testigos".

Habrá que esperar a la rueda de prensa de Pettersson para saber si la Fiscalía sueca presenta cargos contra un sospechoso, identifica a un fallecido como el autor o cierra directamente el caso. La Prensa sueca asegura que el Gobierno rojiverde de Stefan Löfven ya estaría informado de la revelación que el resto de mundo conocerá este miércoles a través de YouTube, dado que el coronavirus impide reuniones de más de 50 personas.

Así, se cerrarán 34 años de una polémica investigación en la que se ha interrogado a 10.000 personas (130 se han declarado culpables) y cuya documentación ocupa 250 metros de estanterías en una comisaría de Estocolmo.

Éstas son las cinco principales pistas de un magnicidio sin resolver que ha marcado a la sociedad sueca:

1. “El hombre de 33 años"

Éste fue el nombre dado por los medios de comunicación suecos a la primera persona arrestada como sospechoso en el caso en marzo de 1986. Fue arrestado después de múltiples avisos diciendo que había hecho comentarios odiosos sobre Olof Palme, pero fue liberado no mucho después. El hombre fue asesinado en Estados Unidos en 1993.

2. Christer Pettersson

Un toxicómano llamado Christer Pettersson, que tenía una condena previa por homicidio involuntario, fue condenado en 1988 por el asesinato después de que Lisbet Palme, la esposa del primer ministro que había estado en la escena del crimen y fue herida leve, lo identificara en una rueda de reconocimiento. Sin embargo, Pettersson fue absuelto más tarde ese mismo año por un tribunal de apelación, y murió en 2004. El caso se vino abajo después de que Lisbet reconocierá que previamente un policía le había facilitado detalles físicos sobre el aspecto del detenido.

La televisión pública SVT reveló hace dos años que el policía a cargo entonces de la investigación, el inspector Thure Nässén, ofreció dinero a varios testigos para incriminar a Pettersson y manipuló los interrogatorios, mientras el fiscal ocultó declaraciones que lo exoneraban.

Antes de fallecer, en octubre de 2001, Pettersson le había dicho a un amigo que había matado a Palme, algo que luego retiró y se negó a confirmar o negar.

3. Los servicios secretos surafricanos

Palme había sido uno de los mayores críticos del régimen de apartheid de Suráfrica, y pronunció un discurso exigiendo su abolición solo una semana antes de su asesinato. Suecia también hizo contribuciones financieras al Congreso Nacional Africano (CNA), el partido del fallecido Nelson Mandela y que ha gobernado Suráfrica desde que finalizó la segregación racial en 1994.

A finales de 1996, tres ex policías surafricanos nombraron por separado a tres hombres diferentes como el asesino de Palme. La Policía sueca visitó Suráfrica, pero este camino no condujo a ningún arresto.

El régimen surafricano también fue señalado en un libro publicado el año pasado por el periodista Jan Stocklassa, continuador de la investigación del escritor Stieg Larsson, autor de la popular saga “Millenium”, que había dedicado mucho tiempo a realizar pesquisas sobre el asesinato de Palme y los círculos de extrema derecha.

Recientemente, los servicios secretos entregaron en Pretoria a la Policía sueca un dosier relacionado con el magnicidio del líder socialdemócrata.

4. “El hombre Skandia”

El publicista Stig Engström fue uno de los primeros testigos del caso, un hombre que trabajó en la compañía de seguros Skandia cerca de la escena del asesinato aquel 28 de febrero de 1986. Según los informes policiales, tuvo acceso a un revólver del mismo tipo que el arma homicida a través de un amigo.

La pista se reactivó hace dos años gracias a un reportaje, al que luego siguió un libro, del periodista Thomas Pettersson. Engström, fallecido en 2000, se movía en círculos contrarios a Palme, tenía formación militar, fue miembro de un club de tiro y tenía acceso a armas a través de un conocido, reveló Pettersson, que informó de sus hallazgos a la unidad policial que investiga el caso.

Se sabe que el “grupo Palme” ha tomado muestras de ADN a familiares de Engström e interrogado a conocidos, aunque también que varios de sus allegados lo consideran incapaz de ser el autor del crimen, aparte de que las pruebas no parecen ser concluyentes.

5. “La pista kurda”

Al principio, la investigación se centró en el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que había sido declarado organización terrorista por el Gobierno sueco, y 20 kurdos que vivían en el país nórdico, incluidos doce miembros del PKK, fueron interrogados en 1987. Sin embargo, las pesquisas no condujeron a ningún arresto.