La pista que sitúa a Madeleine McCann en Castellón después de desaparecer

Un testigo afirmó haberla visto subir a una furgoneta de matrícula alemana el 28 de mayo

A Volkswagen camper van, used by a suspect who may be connected to the disappearance of the British child Madeleine McCann 13 years ago, is seen in this undated handout image released by the UK Metropolitan Police
A Volkswagen camper van, used by a suspect who may be connected to the disappearance of the British child Madeleine McCann 13 years ago, is seen in this undated handout image released by the UK Metropolitan Police. UK Metropolitan Police/via REUTERS THIS IMAGE HAS BEEN SUPPLIED BY A THIRD PARTY. MANDATORY CREDIT.UK METROPOLITIAN POLICEReuters

El caso de la desaparición de Madeleine McCann ha dado un vuelco en los últimos días. Los investigadores alemanes afirman que tienen pistas de que Madeleine fue secuestrada y asesinada por Christian Brueckner, un alemán de 43 años encarcelado por violar a una septuagenaria y con numerosos antecedentes por robo y abusos sexuales a mujeres y a menores.

La clave ha sido identificar una furgoneta Wolkswagen Westerfalia, en la que habría estado viviendo durante unos meses tras abandonar una casa baja situada a escasos kilómetros de Praia da Luz, localidad portuguesa de la que desapareció Madeleine. Los investigadores han concluido que compró la furgoneta y se trasladó a Praia da Luz, donde vivía a escasos metros de los apartamentos en los que se alojaba la familia McCann.

Durante estos 13 años se han analizado miles de pistas sobre Madeleine y se han recibido noticias de posibles avistamientos en Estados Unidos, Reino Unido y España, entre otros lugares. Precisamente, una de las pistas llegadas desde España, y que fue descartada, ahora toma una gran relevancia porque un testigo sitúa a Madeleine McCann en la localidad castellonense de Alcocéber a las 11 de la mañana el 28 de mayo de 2007, 25 días después de desaparecer. El testigo afirmó haber visto cómo la niña se subía a una furgoneta con matrícula alemana tras salir de un restaurante.

En ese momento, el detective de la Policía de Leicestershire, John Hughes, emitió una alerta internacional de Interpol con una advertencia de “riesgo de muerte de una persona desaparecida”, requiriendo que la Policía española y alemana investigaran el caso.

También se pidió a la Policía española que verificara la ubicación a través de cámaras de vigilancia e informes de testigos, solicitando detalles sobre el propietario del vehículo. El informe policial, emitido como parte de la Operación Tarea, declaró que el posible avistamiento de la niña inglesa. “Una persona que llamó informó de un posible avistamiento de Madeleine McCann, 11:00 am, 28 de mayo de 2007”, indicaba el documento.

Ahora, esas pruebas están volviendo a ser revisadas para determinar si se trata de la furgoneta del sospechoso o no.