Bélgica investiga al sospechoso del “caso Madeleine” por otro asesinato

Caroline Titze, una adolescente alemana de 16 años, fue hallada en 1996 muerta y con el cuerpo mutilado en la costa

 Interview with the neighbour of the suspect in the Madeleine McCann case, near Praia da Luz
Un antiguo vecino de Christian Brückner en Monte Judeu, cerca de Praia da Luz (Portugal)RAFAEL MARCHANTEReuters

La Justicia belga ha reabierto la investigación sobre el asesinato de una adolescente alemana en 1996 por un posible vínculo con Christian Brueckner, el nuevo sospechoso en el caso de la desaparición de Madeleine McCann en Portugal en 2007, indicó este jueves la Fiscalía.

Caroline Titze fue hallada muerta, con el cuerpo mutilado, a los 16 años, en julio de 1996 en la costa belga. La Fiscalía de Brujas (noroeste) “reabre en efecto el caso relativo a este asesinato”, indicó a France Presse un portavoz del ministerio público sin más precisiones.

Además hoy se ha sabido que Brückner no quiere hablar del caso, según declaró uno de los abogados a la cadena de televisipon n-tv. “Christian B. no habla por el momento sobre este caso y les pedimos que comprendan que nosotros como sus defensores tampoco hablamos”, explicó Friedrich Fülscher a esta cadena de información alemana.

La Policía alemana anunció el miércoles pasado que estaba investigando a Brückner, que cumple una condena por tráfico de drogas en la cárcel de Kiel, norte de Alemania, como posible autor de la desaparición de Madeleine MacCann, cuando tenía tres años.

Este pederasta reincidente de 43 años ha sido aislado en una celda por razones de seguridad, informó el miércoles el ministro regional de Justicia del Estado federado de Schleswig-Holstein, Claus Christian Claussen.

El sospechoso solo puede salir de su celda en compañía de algún funcionario de prisiones y a horas diferentes del resto de los detenidos, precisó durante una audiencia ante la comisión del Parlamento regional.

Los dos abogados del sospechoso que estaban al cargo de su defensa renunciaron sin dar explicaciones y han sido reemplazados por otros dos defensores que amenazaron con enjuiciar a conocidos de su cliente que lo describieron como agresivo y sospechoso.

El alemán, condenado en varias ocasiones por violencia sexual a menores, habría entrado en el apartamento de los McCann para robar pero cuando estaba dentro, habría decidido llevarse a la pequeña, según la justicia alemana.

Después de trece años de la desaparición de ‘Maddie’, la identificación de este nuevo sospechoso ha devuelto la esperanza a los McCann de aclarar el profundo misterio que rodea a su hija.

La Justicia alemana también indicó que estudia otra desaparición en 2015 de Inga Gehricke, una niña de cinco años en Alemania, que guarda similitudes con la de Madeleine McCann.

Brueckner ha sido también recientemente vinculado al caso de René Hasse, un niño alemán de seis años que desapareció el 21 de junio de 1996 (hace 24 años y el mismo año que Caroline Titze) mientras pasaba las vacaciones con su madre y la pareja de ésta en Aljezur, en el Algarve portugués y a unos 40 km de Praia da Luz.

A René se le perdió el rastro al ir a dar un paseo por la playa de noche, después de cenar en un restaurante. El niño se adelantó, y se quitó la camisa y los pantalones porque quería ir al agua. Los adultos lo perdieron de vista y ya nunca lo volvieron a ver.