La conexión entre el Salmón y el rebrote en Pekín

En el mercado de Xinfadi, en Pekín, fueron hallados restos de covid-19 en tablas donde se cortó este pescado importado

Thumbnail

El salmón parece estar en el origen del nuevo brote de coronavirus en China. En el mercado de Xinfadi, en Pekín, especialistas sanitarios hallaron muestras de covid-19 en la tabla de cortar de una tienda de salmón importado. El régimen comunista ha puesto al salmón bajo la lupa, lo que podría suponer un duro golpe para los principales países exportadores como Dinamarca, Noruega y Australia, explica Bloomberg. China importa cerca de 80.000 toneladas de salmón congelado cada año, principalmente de Chile, Noruega, las Islas Feroe, Australia y Canadá, según los medios locales chinos, informa Efe.

El salmón ya se ha retirado de refrigeradores en supermercados y plataformas de entrega de alimentos en las principales ciudades chinas, y los expertos han advertido a los ciudadanos de que no consuman los mariscos ricos en omega-3, según Bloomberg. El epidemiólogo Yan Peng aseguró a la cadena CCTV que “una posibilidad es que el virus provenga del salmón congelado y que las bajas temperaturas hayan preservado el patógeno durante el transporte”.

Las autoridades sanitarias pequinesas informaron este lunes de 36 nuevos casos confirmados el domingo en la ciudad, que está realizando pruebas de ácido nucleico a todo aquel que haya tenido contacto con el gran mercado de alimentos frescos de Xinfadi, el principal de la metrópolis, cerrado a cal y canto desde el sábado.

Zeng Guang, experto principal de la Comisión Nacional de Salud, dijo en una entrevista con medios estatales el domingo que aún tenían que averiguar si los seres humanos transmitieron el virus al salmón o si el salmón contrajo el virus primero. El experto advirtió a los residentes de Pekín que no coman salmón crudo o compren mariscos importados por el momento.

Wu Zunyou, epidemiólogo jefe del Centro de Prevención y Control de Enfermedades de China, dijo que el virus puede sobrevivir en la superficie de los alimentos congelados hasta tres meses y que la agencia “sospecha mucho” de productos contaminados como origen del último brote.

Wu Zunyou considera que el pescado podría haber llegado contaminado al país y que una vez dentro de China "los trabajadores chinos se han podido infectar cuando procesaban el pescado y eso originó una transmisión entre humanos”. Pero es solo una especulación, añadió.