El despliegue de tres portaviones de EE UU en el Pacífico, un aviso a China

El “USS Theodore Roosevelt”, el “USS Nimitz” y el “USS Ronald Reagan” están acompañados de sus grupos de ataque

Tres portaviones de Estados Unidos, el" USS Theodore Roosevelt", el “USS Nimitz” y el “USS Ronald Reagan”, están desplegados en el Pacífico por primera vez desde 2017, cuando las tensiones con Corea del Norte por su programa nuclear se habían disparado. El despliegue de tres portaviones -los otros cuatro portaviones de EE UU permanecen en puerto para su mantenimiento- en la zona de influencia de China es una clara señal de la crispación que existe entre Pekín y Estados Unidos, que ha crecido por la crisis del coronavirus y las protestas prodemocráticas en Hong Kong.

Cada portaviones transporta 60 aeronaves, y están escoltados por cruceros de la Armada, destructores y decenas de aviones de combate. El “USS Theodore Roosevelt” y su grupo de ataque están en el mar de Filipinas, a donde han vuelto a navegar después de estar atracados en el puerto de Guam durante casi dos meses por un brote de coronavirus que afectó a casi mil de sus 4.900 tripulantes. El grupo de ataque “USS Nimitz” se encuentra en el Pacífico frente a la costa oeste de EE UU y el “USS Ronald Reagan” ha salido hace poco de su base en Japón en dirección al mar de Filipinas.

El despliegue de tres portaaviones de la Marina de Estados Unidos en el Océano Pacífico por primera vez en años ha provocado una rápida reacción de China, donde los medios cercanos al poder aseguran que Pekín no retrocederá en la defensa de sus intereses en la región.

El contraalmirante Stephen Koehler, director de operaciones del Comando Indo-Pacífico de EE UU, en declaraciones a la agencia AP, acusó a Pekín de construir “lenta y metódicamente” puestos militares de avanzada en el mar de la China Meridional y de colocar sistemas de misiles y de guerra electrónica en sus islotes. Koehler calificó los portaaviones de EE UU y sus grupos de ataque de “símbolos extraordinarios del poder naval estadounidense”.

“China ve indicios de que Estados Unidos ha sido duramente golpeado por el covid-19 y que su preparación militar era baja, por lo que tal vez haya un esfuerzo por parte de Estados Unidos para decirle a China que no no debería equivocarse”, dijo Bonnie Glaser , director del Proyecto China Power en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales. “Los chinos lo definirán como un caso de provocaciones estadounidenses y como la evidencia de que Estados Unidos es una fuente de inestabilidad en la región”.

La estrategia de defensa nacional de Estados Unidos cita a China como una de las principales preocupaciones de seguridad, y los dirigentes del Pentágono han estado trabajando para trasladar más recursos y activos militares a la región para luchar contra lo que consideran como la creciente influencia económica y poderío militar de Pekín.