Muere Edén Pastora, el “Comandante Cero” de Nicaragua, por coronavirus

El legendario ex guerrillero sandinista tenía 83 años. Ha fallecido en el Hospital Militar de Managua

El legendario líder sandinista Edén Atanacio Pastora Gómez ha fallecido a los 83 años de edad por un paro cardíaco en el Hospital Militar de Managua. El mítico “Comandante Cero” nicaragüense, uno de los íconos de la revolución sandinista contra la dictadura de los Somoza, falleció de un ataque al corazón, una complicación que se atribuyó en principio al coronavirus, aunque luego los familiares desmintieron el diagnóstico y afirmaron que murió por un cuadro de bronconeumonía.

Hoy, 16 de junio de 2020, su infartado corazón se detuvo”, comunicó el periodista Moisés Absalón Pastora, quien dijo ser su sobrino. El “Comandante Cero” había estado internado por complicaciones respiratorias, pero fue dado de alta el 5 de junio pasado, según confirmó él mismo a medios locales. Tres días después recayó su estado de salud y fue nuevamente internado en el Hospital Militar.

En medio de los rumores por un diagnóstico positivo de coronavirus, su esposa, Yolanda Torres, salió a aclarar que no tenía la enfermedad y que la bronconeumonía lo venía afectando desde tiempo atrás. El estado de la salud de Pastora se manejó con mucho hermetismo.

Por qué lo llamaban el “Comandante Cero”

Cuando tenía 7 años, la Guardia Nacional Somocista asesinó a su padre. Fue alumno de un colegio de jesuitas y estudió tres años de Medicina en la Universidad de Guadalajara, México.

Tras la masacre de julio de 1959 en León, donde resultaron muertos cuatro estudiantes y un centenar heridos, Pastora decidió abandonar los estudios y pasar a la lucha armada contra Somoza.

La leyenda del “Comandante Cero” comenzó el 22 de agosto de 1978, cuando Pastora lideró el movimiento guerrillero que tomó por asalto el Palacio Nacional de Managua y, durante varios días, mantuvo retenidos a más de un millar de responsables políticos afines a Somoza, entre ellos diputados, ministros y familiares del dictador, para exigir la liberación de los presos políticos.

Desde entonces, el “Comandante Cero” pasó a ser conocido como el guerrillero sandinista por antonomasia.

Dos meses más tarde el líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y actual presidente, Daniel Ortega nombró a Edén Pastora jefe del Estado Mayor General del Ejército insurgente. Confirmado en 1979 el triunfo de la revolución sandinista, el “comandante Cero” asumió el cargo de viceministro en el departamento de Interior.

Tras el derrocamiento por la vía armada del Gobierno de Somoza Debayle el 19 de julio de 1979, Pastora tuvo una participación efímera en el Ejecutivo revolucionario de los sandinistas que finalizó en 1990.

La vida de Pastora después de la revolución

El 7 de julio de 1981 abandonó el país tras exponer su disconformidad con la conducción del proceso revolucionario, en una carta pública dirigida a la Dirección Nacional del Frente Sandinista de Liberación Nacional y al pueblo de Nicaragua.

A finales de 1982, fundó la Alianza Revolucionaria Democrática (ARDE) conjuntamente con Alfonso Robelo, Fernando Chamorro y Donald Castillo Orozco, con el objetivo de enfrentar política y militarmente a los sandinistas, y dirigió una de las facciones de la “Contra”. Los comandantes de la Junta Militar contestaron su desafío desde Managua con una condena a muerte.

Fue candidato además a la presidencia en las elecciones de noviembre de 2006, que ganó el sandinista Ortega. En abril de 2008, el mandatario lo nombró como su delegado en la comisión de desarrollo del río San Juan, fronterizo con Costa Rica.

En ese mismo año de 1982, su grupo armado pasó a denominarse Alianza Republicana Democrática (ARDE), y de ella formaban parte más de un millar de combatientes.

En los años 80 hubo varios intentos de atentado contra él. Los dos primeros, en el verano de 1983, no tuvieron éxito, y en el tercero, el 30 de mayo de 1984, sufrió heridas y quemaduras de segundo grado en el 43 por ciento de su cuerpo debido a una bomba que estalló en una rueda de prensa que estaba dando en La Penca, en el margen nicaragüense del río San Juan, explosión en la que fallecieron tres periodistas.

El 9 de mayo de 1986 anunció el abandono de la lucha armada y pidió asilo en Costa Rica, que le fue concedido por haberse nacionalizado costarricense y tener esposa e hijos de esa nacionalidad. Pese a disolver ARDE, una facción siguió la lucha armada como Frente Sur.

A mediados de 1992 regresó a Nicaragua temporalmente con la intención de organizar un partido político de corte democrático, nacionalista y socialdemócrata y para el cual anunció que contaba ya con ayuda internacional. Éste, denominado Movimiento de Acción Democrática (MAD), se presentaba como tercera opción frente al de la presidenta Violeta Chamorro y a los sandinistas.

En noviembre de 1995, Edén Pastora fue elegido candidato a la Presidencia de Nicaragua para los comicios generales de octubre de 1996, por el Movimiento de Acción Democrática (MAD). Sin embargo, un fallo judicial le prohibió ser candidato presidencial en dichos comicios. El Consejo Supremo Electoral (CES) no le reconoció el derecho de ser costarricense sin perder la nacionalidad nicaragüense que necesitaba para ser candidato a la presidencia.

En abril de 2004 creó el movimiento “Por Nicaragua otra vez” para luchar contra la corrupción y sacar al país de la pobreza.

Asumida la doble nacionalidad, Pastora volvió a ser candidato a la Presidencia de Nicaragua por Alternativa para el Cambio (AC) en las elecciones de noviembre de 2006, pero solamente obtuvo el 0,29 por ciento de los votos. Implicado durante toda su carrera en la lucha contra la corrupción y la pobreza en su país, en una entrevista con la emisora costarricense Radio América, en julio de 2009 opinó que la crisis política de Honduras solo se resolverá por la vía armada, y no descartó él mismo iniciar una lucha en contra del gobierno de facto en ese país.

En julio de 2010, el presidente Daniel Ortega le encargó dirigir los trabajos de dragado y reapertura de un canal de 3 kilómetros en el río San Juan con la laguna Los Portillos, zona limítrofe en conflicto con Costa Rica, que se iniciaron el 18 de octubre de ese año y generaron tensiones con el país vecino. Este conflicto llegó a la OEA y la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

En noviembre de ese año fue llamado a declarar como imputado por la Fiscalía costarricense por supuesto daño medioambiental en las obras y se dictó por ese país orden de detención, que en diciembre de 2013 se convirtió a través de Interpol en orden de captura internacional, pero que fue retirada días después por esta oficina de la policía internacional.

A finales de noviembre de 2013 Pastora acató la orden de la CIJ de restaurar el humedal donde había abierto un caño en Harbour Head, que finalizó un mes después.

Sin embargo, en noviembre de 2014 Pastora reconoció que se implementarían para 2015 en 10 el número de dragas que actuaban en la obra de limpieza del río desde las cinco de que disponían entonces.

La CIJ falló el 16 de diciembre de 2015 a favor de Costa Rica al reconocer la soberanía de este país sobre isla Portillos o Calero y que Nicaragua violó el territorio costarricense con su presencia militar y también sus derechos de navegación en el río San Juan.

Sobre el atentado sufrido en 1984 el periodista sueco Peter Torbiönsson realizó el documental “Last chapter: goodbye Nicaragua” (‘Último capítulo: Adiós Nicaragua’), (2010), en el que culpaba a altos dirigentes sandinistas de ser los autores intelectuales.

Sin embargo, en los últimos años eran conocidas sus divergencias con el mandatario, por su cada vez más señalada vertiente dictatorial. Fue revolucionario hasta la muerte.