Macron y Johnson reivindican a De Gaulle y Churchill en plena revisión histórica

El presidente francés viaja a Londres para conmemorar el 80º aniversario del discurso radiofónico del general a la resistencia

British Prime Minister Boris Johnson meets French President Emmanuel Macron in London
Boris Johnson y Emmanuel Macron a la puerta del número 10 de Downing Street en LondresAndrew Parsons/10 Downing StReuters

El “premier” Boris Johnson recibió ayer en Downing Street al presidente francés, Emmanuel Macron, que acudió de visita relámpago a Londres con motivo del 80º aniversario del mensaje crucial que el general Charles de Gaulle lanzó a los franceses a través de los micrófonos de la BBC para que sus hombres se resistieran a la ocupación nazi. Los mandatarios cumplieron en todo momento con las distancias de seguridad de la nueva era de la pandemia e hicieron lo posible por sustituir por gestos de afecto el tradicional apretón de manos.

No hubo rueda de prensa conjunta y el protagonismo se quiso otorgar al famoso discurso de la II Guerra Mundial. En cualquier caso, el encuentro entre ambos políticos se engloba en un momento político crucial. Ya no solo por la crisis del Covid-19, el reto más importante al que se enfrentan los Gobiernos a ambos lados del Atlántico en tiempos de paz, sino también porque Reino Unido y la UE están ahora en plenas negociaciones para intentar cerrar un acuerdo comercial post Brexit y Macron siempre se ha mostrado uno de los más inflexibles ante las demandas de Londres.

Sobre ese tema, Johnson “dio la bienvenida al acuerdo de intensificar el diálogo en julio” al tiempo que subrayó que Reino Unido -que a efectos prácticos abandonará el bloque el 31 de diciembre- “cree que no tiene sentido que (las conversaciones) se prolonguen en otoño”, según comunicó el portavoz oficial tras ese encuentro. El “premier” considera ahora que, si no han avances para después de verano, lo mejor es concentrarse en preparar a Reino Unido para un Brexit duro a finales de año.

Por otra parte, ambos líderes acordaron que “la alianza” entre sus respectivos países “será crucial para superar la pandemia de coronavirus y asegurar que la recuperación global es verde y sostenible”. Y recordaron “el sacrificio hecho por británicos y franceses en la II Guerra Mundial”, así como “la fortaleza duradera de la relación franco británica”, en realidad el motivo del desplazamiento de Macron, exento de la polémica cuarentena de 14 días que impone este país a todos los pasajeros para evitar la propagación del virus.

En Downing Street, los dos políticos observaron artefactos y cartas de la época en la que el general francés estuvo en Londres y sobre su relación con el entonces primer ministro británico Winston Churchill. Johnson entregó a Macron un “collage” enmarcado con un telegrama enviado por De Gaulle a Churchill el día VE (cuando los aliados aceptaron la rendición de la Alemania nazi), según el mismo portavoz. Ese mensaje incluye la respuesta del mandatario británico, así como una fotografía de ambos líderes en París tomada al poco de la liberación.

Johnson obsequió también a su colega con una “réplica en miniatura del Land Rover Defender, para que acompañe al modelo de coche de Charles de Gaulle, Simca Chambord, que adorna la oficina de Macron”.

Como parte de su agenda, y antes de ese encuentro bilateral, Macron fue recibido por el príncipe de Gales y su esposa, Camilla, duquesa de Cornualles, en Clarence House, desde donde se trasladaron a observar las estatuas del rey Jorge VI y su esposa, Isabel, padres de la reina Isabel II, y visitaron la estatua de De Gaulle.

En un apasionado discurso en un acto en el centro de Londres -el primero al aire libre tras el confinamiento en el que participa un miembro de la realeza-, el mandatario galo agradeció a este país su apoyo a los militares franceses durante el conflicto para combatir la tiranía nazi. “Reino Unido dio refugio a Francia. Aquí es donde De Gaulle pudo formar los primeros flancos del Ejército francés que seguiría combatiendo. Los soldados de Londres”, dijo en un discurso pronunciado en francés, al lado de la estatua de Gaulle en Carlton Gardens.

Allí, recordó, “es donde de Gaulle pudo llamar a los franceses a que se unieran a la resistencia. Los soldados de las sombras. Porque hace 80 años, el 18 de junio de 1940, Reino Unido dio a Francia su primera arma, un micrófono de la BBC”.

Con motivo de este viaje, cuatro franceses que lucharon en la Resistencia fueron nombrados Miembros del Imperio Británico -MBE-, en agradecimiento a su labor en la II Guerra Mundial.

Edgard Tupet-Thome, de 100 años; Daniel Bouyjou-Cordier, de 99; Hubert Germain, de 99, y Pierre Simonet, de 98, sobrevivientes de la Orden de la Liberación, desempeñaron una labor extraordinaria en la liberación de su país.

Las medallas MBE, según fuentes oficiales, les serán otorgadas en una ceremonia que se celebrará en Francia en los próximos meses. Johnson remarcó, en referencia a esas condecoraciones, que esos luchadores de la Resistencia "simbolizan la continua profundidad y fortaleza de la amistad" entre los dos países.

Por cierto que los actos de hoy coincidieron con el anuncio de la muerte, a los 103 años, de la cantante Vera Lynn, muy querida por sus actuaciones para las tropas británicas durante la Segunda Guerra Mundial y apodada “la novia de la Fuerzas Armadas”.