El sospechoso de secuestrar a Madeleine, a un paso de quedar libre

Cumplidas las dos terceras partes de su condena, los abogados de Christian Brueckner han solicitado su liberación

Imagen policial de Brueckner tras su detención en Italia
Imagen policial de Brueckner tras su detención en ItaliaAP AP

Los abogados alemanes encargados de la investigación de la desaparición de Madeleine McCann siguen trabajando conrtarreloj para reunir las pruebas necesarias que eviten la puesta en libertad de Christian Brueckner, el principal sospechoso del secuestro de la pequeña británica en la localidad portuguesa de Praia da Luz, el 3 de mayo de 2007. Brueckner fue condenado en 2011 a 21 meses de prisión por su participación en una red de narcotráfico que suministraba marihuana a clientes VIP. Sus abogados pidieron la semana pasada su puesta en libertad tras cumplir dos tercios de la condena.

El principal miedo de las autoridades es que el pedófilo, de 43 años, logre salir a la carcel, incumpla la libertad condicional y se traslade a un país en el que no sea posible la extradición, por lo que no podría ser detenido y sería muy complicado resolver el caso de Madeleine y el de otros niños desaparecidos y algunas violaciones más con las que ha sido relacionado en las últimas semanas.

Sus abogados la semana pasada presentaron una solicitud ante un tribunal en Kiel, donde está encarcelado, pero el juez decidió trasladar el caso a otro tribunal en Braunschweig, lugar en el que vivía el pedófilo, que a su vez se inhibió en favor del Tribunal Federal en Karlsruhe, que deberá tomar una decisión a lo largo de la semana que viene para su consideración y se espera que los funcionarios decidan dentro de la próxima semana si debería ser puesto en libertad.

Los fiscales que llevan el caso de Madeleine han indicado que Brueckner es el principal sospechoso de la desaparición y asesinato de la menor británica e indicaron que tienen pruebas que indican que la mató poco después de secuestrarla. Sin embargo, no tienen las pruebas necesarias para demostrarlo y han pedido la colaboración ciudadana. De hecho, estos días han publicado una imagen antigua de Brueckner para ver si alguien le identifica y puede aportar alguna pista más sobre el caso.

Una fuente cercana a la investigación alemana dijo: “Si la corte superior decide liberarlo, entonces afectará severamente el caso. “Podría desaparecer y luego no podremos llevarlo a juicio. Estamos luchando para que se lo mantenga en los tribunales“.

Además, los abogados han presentado un recurso ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, porque consideran que se violó la legislación internacional cuando se le extraditó de Italia a Alemania mediante una orden de detención europea.

Brueckner fue condenado el pasado mes de diciembre a siete años de prisión por la violación de una turista norteamericana de 72 años en 2005, pero como sus abogados han recurrido, la sentencia no es firme, por lo que no se le puede encarcelar por ello.

Pero en realidad su historial delictivo es muy dilatado. Todavía era un adolescente cuando piso la cárcel por primera vez por abusar sexualmente de un niño de seis años. Cuando fue puesto en libertad, con 19 años, huyó a Portugal, donde siguió delinquiendo. Trapicheaba con drogas, con vehículos y robaba en los apartamentos turísticos. En ocasiones, aprovechaba el asalto para violar a mujeres que se alojaban solas. En otras ocasiones, se colaba en las habitaciones de los niños y se llegaba a acostar junto a ellos. En 2006 fue encarcelado en Portugal durante ocho meses y medio por robar combustible.

En la actualidad se le investiga por su implicación en la desaparición de otros niños en Bélgica o Portugal, además de varios casos de violación y abusos a menores.