Trump rubrica su alianza con el presidente de Polonia en plena campaña

Varsovia se convierte en el aliado preferente de Washington en la UE. Recibe en la Casa Blanca a Andrzej Duda y confirma que trasladará a Polonia parte de los soldados retirados de Alemania

Donald Trump, Andrzej Duda
El presidente polaco, Andrzej Duda, es el primer líder internacional que recibe Donald Trump tras la pandemiaEvan VucciAP

Donald Trump abrió ayer por primera vez las puertas de la Casa Blanca tras la pandemia al presidente polaco, Andrzej Duda. Un recibimiento cargado de mensajes a Europa y a la OTAN. Trump ha elegido a su hombre fuerte dentro de la UE. La visita oficial a Washington a tan solo cuatro días de las presidenciales polacas ha sido fuertemente criticado por la oposición, que acusa a la Casa Blanca de injerencia política. «Es poco común invitar a líderes de otros países en una fecha tan cercana a unos comicios, sobre todo para evitar acusaciones de interferencia en los procesos electorales. Trump ha roto una regla no escrita en diplomacia», apunta a LA RAZÓN Marcin Zubek, profesor asistente en el Instituto de Estudios Europeos de la Universidad Jagellónica de Cracovia.

El encuentro se lleva a cabo en medio en un momento crítico de la campaña electoral polaca. Los sondeos dan un 42% de la intención de voto al candidato de Ley y Justicia (PiS), lo que obligaría a una segunda vuelta con el candidato de la Coalición Cívica, Rafal Trzaskowski. Los últimos sondeos vaticinan un ajustado 51%-49% en favor de Duda.

En su gesto a su invitado, Trump dijo que “probablemente” moverá a Polonia y “a otros puntos de Europa” parte de las tropas que retire de Alemania, después de que el presidente polaco le pidiera que no saque a los soldados estadounidenses del viejo continente.

“Polonia es uno de los pocos países que están cumpliendo sus obligaciones [de gasto de defensa en el marco de la OTAN]. Nos han pedido que mandemos tropas allí, y probablemente las moveremos de Alemania a Polonia”, señaló Trump durante una rueda de prensa junto a Duda en la Casa Blanca.

Desde la anexión de Crimea por Rusia, los soldados de la OTAN se han desplegado en los Estados bálticos y Polonia. Varsovia solicitó a Washington aumentar su presencia militar en territorio polaco. Duda ha insinuando públicamente que Polonia correría con los gastos de construcción de la base permanente y que sería bautizada como Fuerte Trump.

«Existe la creencia de que solo EE UU podría proporcionar suficiente seguridad a Polonia en caso de una intrusión armada. La idea con la que se trabaja es que si Polonia es atacada, entonces el personal estadounidense también estaría en peligro, por lo que EE UU, para proteger a su propio personal, también protegerían a Polonia», afirma el experto.

La presencia de las tropas estadounidenses en territorio polaco no ha estado exenta de debate, sobre todo en lo que respecta al coste monetario para los contribuyentes polacos y a las puertas de una más que previsible crisis económica debido a la pandemia.

La idea no resulta descabellada después de las últimas declaraciones de Trump en referencia a la permanencia en Europa. EE UU ya anunció su intención de reducir un 25% las tropas que tiene en Alemania. El nuevo límite, aprobado por el presidente y el secretario de Defensa, Mark Esper, limitará los efectivos en suelo germano a 25.000 tras replegar a 9.500 soldados. El Gobierno polaco confía en que parte de este batallón sea desplegadoen su país.

La medida sigue en consonancia con el discurso del presidente estadounidense y su insistencia en que los aliados de la OTAN carguen el coste de su propia defensa y que cumplan con el compromiso adquirido por todos los países miembros e inviertan el 2% del PIB en gasto militar. Polonia cumple con este último compromiso.

Washington mira a Asia, no a Europa

“Para Rusia una reducción de tropas estadounidenses en territorio europeo es positivo. Por otra lado, el traslado de la totalidad o una parte de las tropas de Alemania a Polonia contribuirá a aumentar las divisiones en el seno de la UE, lo que redunda en beneficio del Kremlin”, apunta Zubek.

Jens Stoltenberg, Secretario General de la OTAN, aseguró en una rueda de prensa la semana pasada que Esper le había transmitido el fuerte compromiso de Estados Unidos con la seguridad europea. “Está claro que no se ha tomado una decisión final sobre cuándo y cómo se implementará esta reducción de tropas”, dijo, apuntando que la presencia de estadounidense en Europa no se reduce a Alemania.

En Bemowo Piskie, al norte de Polonia ya se encuentra un grupo de batalla multinacional de la OTAN dirigido por por EE UU. Al igual que Duda, Trump también se enfrenta a unas elecciones presidenciales en noviembre. “Puede que tengamos que esperar hasta los comicios estadounidenses para estar completamente seguros. Además, la tendencia general que han seguido las administraciones estadounidenses desde hace cinco años es de un reequilibrio de Europa [considerada relativamente segura] a Asia. Tarde o temprano, las tropas (o al menos una parte de ellas) saldrán de Europa”, matiza Zubek. 

La OTAN sigue siendo una pieza clave dentro de la estrategia internacional de defensa del presidente estadounidense. A pesar de las críticas de Trump, dos nuevos países se han unido a la Alianza bajo la supervisión norteamericana, el último, Macedonia del Norte.