Un «New Deal» a lo Roosevelt para reconstruir Reino Unido

El plan del Gobierno de Boris Johnson invertirá 5.000 millones de libras en educación, sanidad e infraestructuras

A Boris Johnson siempre le ha gustado comparase con personajes ilustres. Durante toda su carrera siempre ha tenido al que fuera primer ministro británico Winston Churchill como gran referente. Sin embargo, para sacar ahora a Reino Unido de la crisis que ha dejado la pandemia del coronavirus ha decidido inspirarse en el “new deal” lanzado por el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt en los años 1930 para salir de la Gran Depresión.

En este sentido, el inquilino de Downing Street presentó ayer un plan de inversiones valorado en 5 mil millones de libras (alrededor de 6 millones de euros). “Es el momento de ser ambiciosos” y “no sólo nos recuperaremos, sino que avanzaremos, más fuertes, mejores y más unidos”, afirmó en un discurso desde Dudley, en centro de Inglaterra, una de las zonas donde el electorado había votado normalmente por los laboristas, pero que en las elecciones de diciembre apostaron por los tories, principalmente para asegurarse de la ejecución del Brexit.

En aquella campaña electoral, Johnson ya se había comprometido a inyectar millones en los servicios públicos para reducir una desigualdad galopante. Por lo tanto, las promesas no son nuevas, pero su ejecución sí se ha adelantado en el tiempo para paliar los efectos de una pandemia que ya se ha cobrado la vida de cerca de 44.000 personas en el país, el más golpeado de Europa.

A nivel económico, las consecuencias también son nefastas. Solo en el mes de abril, el confinamiento impuesto en el país el 23 de marzo y levantado progresivamente desde hace un mes, provocó una caída del 20,4% del Producto Interior Bruto (PIB) británico, un récord histórico.

Sin más ayuda del gobierno, el desempleo podría alcanzar niveles de los años 1980 y superar el pico de 3.3 millones de parados alcanzado en 1984, según un análisis de la Biblioteca de la Cámara de los Comunes.

En este sentido, Johnson se mostró determinado a tomar el toro por los cuernos con este plan masivo de inversiones y la promesa de que el país no volverá a la austeridad impuestas por sus colegas conservadores tras la crisis financiera de 2008.

El plan va acompañado de 5.000 millones de libras, de las cuales 1.000 millones estarán destinados a la mejora de escuelas y 1.500 millones a los hospitales. Johnson prevé también modificar el sistema de planificación urbana para abordar la crisis de vivienda.

Gracias a esta reforma, que le gobierno espera esté lista en septiembre, los locales comerciales, incluidas las numerosas tiendas que quedaron vacías recientemente, podrán por ejemplo convertirse en hogares con mayor flexibilidad. Esta reforma estará acompañada de un paquete de medidas que incluyen un programa por 2.000 millones de libras para ayudar a la construcción de 180.000 nuevas viviendas asequibles en los próximos 8 años.