Actualidad

Asesinado el ex secretario privado de la ex presidenta argentina Cristina Fernández

Era testigo protegido en una de las causas sobre corrupción de la ex mandataria argentina. El cadáver del empresario fue hallado «enterrado, envuelto en una sábana» en Santa Cruz

Otra muerte más propia de la mafia, en este caso peronista, que de un suceso pasional como titulan la causa. De nuevo la baronesa peronista, sin pruebas todavía que la vinculen, vuelve a tomar un rol siniestro en este asesinato. Todos los que la enfrentaron o conocen sus secretos deberían de estar en guardia. Y más ahora que volvió al poder desde las sombras.

El cuerpo de Fabián Gutiérrez, ex secretario de Cristina Fernández de Kirchner, fue hallado el sábado en una de las viviendas allanadas en El Calafate, sur del país. El juez de Instrucción de esa localidad santacruceña, Carlos Narvarte, precisó que el cadáver estaba «enterrado, envuelto en una sábana» en la casa de uno de los cuatro jóvenes detenidos en la madrugada del sábado.

Asimismo, Narvarte afirmó que está «trabajando para determinar el móvil» del crimen. «Presenta un golpe en la cabeza. Pareciera que el hecho ocurrió en la vivienda de él y el cuerpo fue trasladado con la camioneta hacia este domicilio», añadió. El cuerpo fue encontrado golpeado y con un corte en el cuello. El ex secretario privado de la actual vicepresidenta argentina había llegado a la localidad en un vuelo especial de repatriados para sostener una reunión.

Gutiérrez, quien se había desempeñado como secretario de los Kirchner desde su adolescencia, fue aceptado como testigo arrepentido en la «Causa de los Cuadernos», por la que estuvo detenido en octubre de 2018. Su nombre apareció primero en boca del detenido José López –empresario y testaferro de los Kirchner en el sur, hoy todavía preso–, que en una de sus diferentes declaraciones aseguró que los nueve millones de dólares que le descubrieron se los había dado Gutiérrez. Este lo desmintió y finalmente esa declaración no fue tomada en cuenta a la hora de juzgar a López.

Más adelante fue presionado por el fallecido juez Bonadio –bestia negra de CFK por los numerosos procesos que abrió en su contra durante el anterior Gobierno de Mauricio Macri–, para que agregue algún detalle a la famosa historia de los bolsos –coimas que el Gobierno Kirchner solicitaba a empresarios a cambio de contratos preferenciales–. Gutiérrez también negó haber participado en movimientos ilegales pero apuntó hacia el por entonces comprometido Daniel Muñoz, por lo que consiguió el acuerdo y salir de la cárcel.

Igual fue procesado por Bonadio como supuesto coautor del delito de lavado de dinero en el marco de un expediente vinculado con la causa de las fotocopias de los cuadernos del chófer Óscar Centeno.

Los detenidos confesaron haber maniatado y torturado a Gutiérrez. Uno de ellos había sido visto con la víctima el jueves, mientras que los otros dos son amigos del acusado. De acuerdo a la información, los acusados le habrían exigido «números de cuenta y plata en efectivo».

La muerte habría sido ocasionada por un profundo corte en el cuello, realizado por un joven llamado Facundo Zaeta. De acuerdo con los primeros datos de la investigación, y según fuentes judiciales, podría tratarse de un crimen «pasional-extorsivo».

«El móvil pudo haber sido –porque faltaron un televisor y un equipo de música– sentimental, donde se produjo un desacuerdo y comenzó la agresión, o pudo haber sido un arreglo, una cosa premeditada, para proceder a torturar y apoderarse de las cosas de esa persona. No tengo ningún elemento que me indique que pudo haber sido una cuestión política», declaró el juez a Todo Noticias.

La coalición opositora Juntos por el Cambio consideró que «el secuestro, desaparición y asesinato de Gutiérrez, que en 2018 confesó ante la Justicia haber sido testigo de los circuitos de corrupción del kirchnerismo, es un crimen de la mayor gravedad institucional».

La “causa de los cuadernos” es uno de los 15 procesos que enfrenta Cristina Kirchner, el más grave, y el primer juicio oral que en meses comenzará. Se la acusa de que durante años, habría utilizado a su chófer y secretario, para recolectar los sobornos a favor de la causa.

Según informa la agencia EFE, la desaparición de Gutiérrez había sido denunciada el jueves por su madre y en un allanamiento a su casa en la noche del viernes se hallaron “indicios y manchas de sangre”, tras lo cual el juez dispuso otros allanamientos y en la madrugada de este sábado se detuvo a cuatro personas supuestamente vinculadas con el hecho.

Causas abiertas contra Cristina Kirchner

En junio pasado, un juez revocó el procesamiento de Cristina Fernández y diversos ex funcionarios en la “causa de los cuadernos, en la que la actual vicepresidenta había sido procesada en 2018 por presuntamente haber encabezado una asociación ilícita para cobrar millonarias sumas de dinero por parte de empresarios de la obra pública.

En concreto, en el capítulo de la causa en la que ha sido desvinculada, al igual que algunos de sus antiguos colaboradores, como el ex ministro de Planificación Federal Julio de Vido, se investigan las supuestas maniobras del Grupo Techint, mayor conglomerado siderúrgico de Argentina, para el pago de sobornos a la cúpula del entonces Gobierno.

Fernández afronta además múltiples procesamientos por supuesta corrupción durante su mandato, que ella atribuye a una persecución de la Justicia, por el mecanismo de ‘lawfare’ (guerra judicial) impulsado por el anterior presidente, Mauricio Macri (2015-2019).

Sin embargo, en los últimos meses diversas decisiones de jueces han aliviado la situación de la ex mandataria, que en diciembre pasado volvió al poder, esta vez como vicepresidenta, tras vencer en las urnas junto a Alberto Fernández a Macri, y en febrero se anuló la última orden de prisión preventiva que pesaba en su contra.