EE UU ya registra tres millones de casos de coronavirus

El candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, promete permanecer en la OMS si llega a presidente

Thumbnail

Estados Unidos superó este miércoles los 3 millones de casos confirmados de Covid-19 tras haber sumado en el último mes más de un millón, inmerso ahora en la polémica sobre la posible reapertura de los colegios en otoño que el Gobierno del presidente Donald Trump quiere impulsar.

Según los datos del recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins, EE UU es el país más castigado del mundo por el coronavirus tras alcanzar las 3.016.515 infecciones con 131.666 fallecidos. Por detrás. con la mitad de casos está Brasil con 1.668.589; India, con 742.417, y Rusia, con 699.749.

Tan solo en el último mes EE UU ha añadido más de un millón de casos, con repuntes en varios estados como las Carolinas, Texas, Florida y California. Ante esta situación, el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, indicó que los esfuerzos del grupo de trabajo de la Casa Blanca para el coronavirus se están centrando en los estados que concentran la mitad de los nuevos contagios: Arizona, Florida y California, donde la principal carencia es la escasez de personal médico.

Por su parte, el candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, promete revertirá la salida de su país de la Organización Mundial de la Salud (OMS). «Los estadounidenses están más seguros cuando EE UU se dedica a fortalecer la salud global», escribió en Twitter. Garantiza que, de ganar las elecciones, el regreso a la OMS será inmediato. «Intentaré restaurar nuestro liderazgo en el escenario mundial», dijo, mientras la Casa Blanca inicia el largo proceso para abandonar la organización.

El martes, Washington presentaba oficialmente ante la ONU su solicitud para retirarse de la OMS, que tardará un año, con lo que EE UU no estará oficialmente fuera hasta el 6 de julio de 2021, lo que aumenta la posibilidad de que la decisión pueda revocarse.

En los últimos meses los choques entre el Gobierno de EE UU, y la OMS han sido constantes. El primero, por boca de Donald Trump, habla de una organización completamente entregada a los intereses de China, a la que habría enjuagado los datos más terroríficos de la epidemia. En sus críticas no está solo. Con independencia de los epítetos y juicios más discutibles, son muchas las voces de la comunidad científica abiertamente indignadas con el papel desempeñado por la OMS.

Richard Horton, director de la prestigiosa revista médica «The Lancet», ha criticado su papel, acusandola de no haber avisado con la suficiente contundencia. Especialmente después de que publicaciones como la suya alertaran desde finales de enero. El día 24 “The Lancet” publicó el primer artículo sobre el coronavirus, firmado por decenas de investigadores. El 25, en un tuit dramático, Horton avisa: «Pocos países tienen la capacidad clínica para manejar este volumen de pacientes con enfermedades agudas. Sin embargo, no se habla de ello»

Pero sus críticas a la OMS no le han impedido reprobar la salida de EE UU. Y cuando la Casa Blanca anunció que congelaría sus aportaciones económicas, calificó la medida de «crimen contra la Humanidad». «Cada científico, cada trabajador de la salud, cada ciudadano debe resistir y rebelarse contra esta terrible traición a la solidaridad global», añadió.

Semanas más tarde, cuando Trump explicó que EE UU destinará esos fondos a otras «necesidades mundiales y urgentes de salud pública mundial», la presidente de la Asociación Médica Americana, Patrice A. Harris, publicó un comunicado donde señala que «en mitad de una pandemia global que ya ha matado a más de 100.000 estadounidenses, cortar los lazos con la OMS no tiene ningún propósito lógico y contribuye dramáticamente a dificultar una salida a la crisis». La asociación instaba al presidente a «revertir su decisión y no abandonar la posición de liderazgo contra la covid-19».