Temor en Irlanda ante la llegada incontrolada de turistas de EE UU

Los restaurantes exigen al Gobierno que garantice que los estadounidenses cumplen la cuarentena que se les exige tras entrar en el país, el único junto a Croacia y Portugal que les ha abierto sus fronteras

Coronavirus in Ireland
Un coche de policía patrulla junto a un tradicional pub irlandés en DublínAIDAN CRAWLEYEFE

Los restauradores piden al Gobierno irlandés que se implique más en el control de las medidas de cuarentena contra la Covid-19 después de que varios negocios hayan alertado de situaciones comprometidas por la llegada incontrolada al país de turistas estadounidenses.

JP McMahon, propietario del restaurante español Cava Bodega en Galway, dijo que su personal se había sentido "muy incómodo" después de que un grupo de viajeros de Texas cenara en el restaurante el pasado sábado.

Mientras que la Unión Europea ha recomendado prohibir la entrada en el bloque a los ciudadanos de EE UU, Irlanda les permite viajar con la condición de que se auto-aíslen durante dos semanas y después de rellenar un formulario.

Otros países europeos a los que pueden viajar los estadounidenses son Croacia y Portugal, previa presentación de un certificado médico. Técnicamente, una vez en estos países pueden desplazarse por toda la Unión Europea.

McMahon comenta que no hay forma de saber si el grupo que recibió su restaurante español el sábado acababa de llegar al país o había respetado la cuarentena.

La ciudad más grande de Texas, Houston, ha registrado 1.600 nuevos casos de coronavirus en solo 24 horas y su alcalde, Sylvester Turner, ha pedido al gobernador del Estado que “cierre todo” durante dos semanas para erradicar el virus.

Estados Unidos es el país más afectado por la pandemia de coronavirus. Aunque está por debajo de muchos países europeos en términos de muertes por cada millón de habitantes, la curva de contagios no deja de aumentar. La de personas fallecidas por coronavirus, se va estabilizando.

"Anoche un grupo de personas de Texas cenó en Cava Bodega", escribió McMahon. "No tenemos forma de saber si acaban de llegar y deberían estar en cuarentena. El personal está muy incómodo. Necesitamos una decisión al respecto, sobre todo si la gente viene de lugares con un número de casos importante".

"Pediremos a todas las futuras reservas internacionales la fecha de entrada en el país hasta que el Gobierno tenga su lista de países que no necesitan ponerse en cuarentena", añadió.

La esposa de McMahon, Drigin Gaffey, asegura que “en Galway, dependemos mucho del turismo estadounidense y lo último que queremos es alejar a nuestros muy buenos amigos los estadounidenses. Definitivamente ese no es el mensaje”.

Pero, añadió, el restaurante tiene que “proteger a nuestro personal y a nuestros clientes tanto como podamos”. ”Lo ideal sería que el Gobierno se encargara más” de las medidas de cuarentena y no “dejara esto a las empresas”, dijo.

El Departamento de Salud de Irlanda reconoció que estaba examinando “una serie de opciones para reforzar las medidas existentes en relación con los viajes desde el extranjero”.

El Kings Head, también en Galway, dijo que tuvo que negar la entrada a un grupo de americanos que admitieron que acaban de llegar al país sin autoaislarse. ”Nunca querríamos rechazar a nadie, pero teníamos que hacerlo para protegernos”, dijo un miembro del personal.

Un hotel cerca de Galway, Gregans Castle, escribió un tuit -luego retirado- que tuvo que rechazar a dos estadounidenses para la cena después de que dijeran que tenían una casa alquilada en la zona y acababan de llegar de Denver. Los restaurantes de Irlanda fueron autorizados a reabrir el lunes 29 de junio, después de meses de cierre relacionados con la pandemia.