Localizado en Berlín un torturador de la dictadura argentina huido de la Justicia

El ex oficial Luis Esteban Kyburgestá está acusado de delitos de lesa humanidad por torturar y asesinar a opositores de la Junta Militar

El ex dictador argentino Jorge Videla diseñó la persecución sistemática a los opositores
El ex dictador argentino Jorge Videla diseñó la persecución sistemática a los opositores

El Centro Europeo de Derechos Constitucionales y Humanos (ECCHR) apremió este viernes a Alemania a juzgar por delitos de lesa humanidad al ex oficial argentino Luis Esteban Kyburg, prófugo desde 2013, que fue localizado esta semana en Berlín por el tabloide alemán “Bild”.

Kyburg, de 72 años, huyó de Argentina para evadir un proceso por delitos cometidos durante la dictadura militar, cuando era segundo comandante de la Agrupación Buzos Tácticos en la Base Naval de Mar del Plata, donde, según ha quedado probado, se torturó y asesino a opositores al régimen.

De acuerdo con el ECCHR, Kyburg no puede ser extraditado porque posee la ciudadanía alemana además de la argentina, pero la organización solicita que la Fiscalía de Berlín le impute en base a la denuncia presentada en 2018 en la capital alemana por la hermana de un desaparecido, Anahi Marocchi.

Según un comunicado difundido este viernes por el ECCHR, Marocchi acusa a Kyburg de estar implicado en la muerte de su hermano Omar, presuntamente asesinado en Mar del Plata en 1976 cuando contaba con 19 años. “Espero que el sistema judicial alemán garantice que se le castigue de forma justa por sus crímenes”, afirmó Marocchi en referencia al prófugo.

"Omar Marocchi es solo una de las miles de personas que fueron secuestradas, abusadas y asesinadas en Argentina. Alemania debe cumplir con su responsabilidad y llevarle ante la justicia", declaró Wolfgang Kaleck, secretario general del ECCHR.

El tabloide “Bild” publicó este viernes imágenes de vídeo de Kyburg en Berlín, en las que muestran cómo un reportero le aborda en la calle y le pregunta por su implicación en los hechos.

El argentino le responde que es “inocente” y que está “tranquilo” ante la posibilidad de tener que enfrentarse a un proceso en Alemania. En cambio, no está dispuesto a regresar a Argentina pues allí, afirma, está acusado solo por el hecho de haber servido en la base naval en tiempos de la Junta Militar.