Una madre mata a su hijo de 4 años y le extirpa varios órganos vitales

La asesina confesa aseguró que ella "había sido víctima de agresiones permanentes por parte de su esposo"

Los cementerios se llenan en la ciudad boliviana más afectada por la COVID-19
Imagen de los entierros por coronavirus en La Paz en BoliviaJuan Carlos TorrejónEFE

Un crimen cruento perpetrado por una madre sacude Bolivia. Una mujer, de 24 años, ha apuñalado a su hijo de 4 años y le ha extirpado los órganos vitales. El suceso ocurrió el pasado miércoles en una comunidad de la localidad de Rurrenabaque, en el departamento amazónico de Beni.

Según informa la fiscal de la región, Martha Mejía, los vecinos llamaron a la Policía al escuchar gritos. Cuando llegaron allí se encontraron al hijo con heridas de puñales en el tórax, una “imagen bastante triste”, aseguró la fiscal en una videoconferencia el pasado jueves.

La madre fue detenida y confesó el crimen. En su declaración y como argumento de defensa aseguró que “había cometido ese hecho y que lo habría hecho aparentemente porque ella ha sido víctima de agresiones permanentes por parte de su esposo”.

Según dijo la fiscal el padre también ha sido detenido ya que no se descarta que actuara en calidad de coautor o cómplice.

La fiscal no pudo contener su impotencia ante el tétrico asesinato: «Es lamentable este hecho realmente, no sé qué está pasando», lamentó Mejía.

Las indagaciones continúan y se espera el informe del médico forense, así como la imputación formal que deberá hacer la Fiscalía. Por su parte, el Ministerio de Justicia anunció a través del viceministro de Igualdad de Oportunidades, Alex Ríos, una serie de acciones para que el suceso no quede en la impunidad.

Con este suceso, los infanticidios en el país ascienden a 35, once de ellos en el departamento de La Paz, según datos de la Fiscalía boliviana de enero al 15 de julio. Las entidades defensoras de niños y mujeres demandan mayor acción de las autoridades para prevenir la violencia en su contra, pues este año ha sido declarado por el Gobierno transitorio como el de la lucha contra los feminicidios e infanticidios en Bolivia.