El máximo tribunal de Ecuador ratifica la condena de cárcel contra Rafael Correa

El tribunal rechaza la peticiónde apelación realizada por el ex presidente del país, quien se encuentra exiliado en Bélgica

Viejas glorias de la izquierda del continente se encuentran inhabilitadas, en el exilió o en prisión, seducidos por “cantos de sirena” de la constructora Odebrecht. Un tribunal de Ecuador negó el pedido de apelación del ex presidente Rafael Correa y ratificó la sentencia previa que lo condena a ocho años en prisión por cobros indebidos a contratistas para financiar campañas electorales de su movimiento político entre 2012 y 2016.

La defensa de Correa apeló un fallo de primera instancia de la Corte Nacional de Justicia emitido en abril, argumentando que la sentencia no valoró adecuadamente las pruebas de descargo presentadas por los acusados y no se cumplieron los plazos para la notificación.

“La Fiscalía demostró nuevamente la responsabilidad de todos los involucrados”, dijo la Fiscalía de Ecuador y aclaró que el Tribunal desechó los recursos de apelación y ratificó la pena por cohecho. En la sentencia original también se incluyó al ex vicepresidente Jorge Glas, actualmente en prisión por la red de corrupción de la brasileña Odebrecht, y a otros ex funcionarios y empresarios que habrían sido parte del esquema de sobornos, a quienes también se negó el pedido de apelación.

En concreto Correa, quien enfrenta más causas, fue acusado por un delito de cohecho en la financiación del partido Alianza País, ante lo cual el tribunal dictaminó en abril que sí intervino en una red de corrupción montada bajo su Gobierno.

Durante la investigación, la fiscalía acusó al izquierdista Correa de liderar una “estructura jerárquica” para captar fondos de empresas contratistas del Estado por más de 7,5 millones de dólares para financiar algunas campañas electorales a cambio de la adjudicación contratos de obras de infraestructura.

Correa, quien reside en Bélgica –su esposa procede de este país- desde que dejó el poder, ha negado las acusaciones de la fiscalía y ha dicho que se trata de una persecución política por parte del presidente Lenín Moreno, a quien respaldó para llegar a la presidencia en mayo del 2017. “Aunque es difícil de creer, era de esperarse (...) No nos van a derrotar, pero me duele toda la gente inocente que está sufriendo por intentar hacerme daño a mí”, dijo Correa

Su partido político, prohibido

Rafael Correa se quedaría, además, sin movimiento político. El pleno del Consejo Nacional Electoral (CNE) eliminó al movimiento Fuerza Compromiso Social del ex presidente ecuatoriano, del registro de organizaciones políticas habilitadas para participar en las próximas elecciones en 2021. Al igual que ocurre con el partido MAS en Bolivia, quien podría traer del exilio a Evo Morales si ganan las elecciones de septiembre, correa había puesto sus esperanzas en la victoria de su partido.

A siete meses de las elecciones generales de Ecuador, aún no hay candidatos proclamados para la presidencia para el período 2021-2025. Correa había amenazado con postularse a la vicepresidencia. En principio, no puede postularse a presidente, puesto que ya ha ocupado ese cargo por dos ocasiones y no puede presentarse para un tercer periodo.

“Es claro que hay un operador del Estado para evitar que participemos en las elecciones de 2021 y así violentan los derechos de millones de ecuatorianos que apoyan a la Revolución Ciudadana”, agregó el ex mandatario quien comparó su caso con la detención del ex presidente brasileño, Lula da Silva, el cual tampoco pudo presentarse en su país.