La pelea de Boris Johnson contra la obesidad para frenar la covid-19

Tras su experiencia como paciente con coronavirus y sobrepeso, anuncia un plan para limitar los anuncios de comida basura

Reino Unido dio a conocer hoy los planes para abordar la “bomba de tiempo contra la obesidad” y para ello va a prohibir los anuncios en la televisión y en internet de comida basura antes de las 9 de la noche, además de poner fin a las ofertas de “compre uno y llévese otro gratis” sobre dichos alimentos.

El primer ministro Boris Johnson, quien ha perdido peso desde que estuvo en cuidados intensivos con COVID-19, quiere combatir la obesidad después de que una investigación mostrara que las personas obesas o con sobrepeso tienen un mayor riesgo de muerte o enfermedad grave por el coronavirus. Para ello, impondrá restricciones en la promoción de los alimentos con alto contenido en grasa y azúcar y nuevas reglas para que los restaurantes publiquen la cantidad de calorías de las comidas que sirven

Reino Unido tiene una población más obesa que la mayoría de los países europeos, aparte de Malta. Abandonando su postura de enemigo del papel paternalista del Estado, el Gobierno de Johnson ha anunciado un nuevo impulso para ayudar a las personas a “tomar el control de su propio futuro al perder peso, mantenerse activos y adoptar un estilo de vida más saludable”.

Junto a la prohibición de anuncios antes de las 9.00 p.m. con ofertas de alimentos con muchas calorías, el gobierno también lanzará una consulta sobre cómo mostrar las calorías en el alcohol. “Perder peso es difícil, pero con algunos pequeños cambios todos podemos sentirnos más en forma y más saludables”, dijo Johnson en un comunicado. “Si todos hacemos nuestra parte, podemos reducir nuestros riesgos para la salud y protegernos contra el coronavirus, además de quitarle presión al NHS (Servicio Nacional de Salud)”.

Con más del 60% de los adultos de Reino Unido con sobrepeso u obesidad, según el Public Health England, la crisis del coronavirus ha puesto el problema de la obesidad entre las principales preocupaciones del gobierno, con una campaña de “Mejor salud” lanzada junto con las nuevas medidas.

Los servicios de control de peso se ampliarán en el NHS, y el Public Health England hará un llamamamiento a las personas a adoptar un estilo de vida más saludable y a perder peso si es necesario, con el apoyo de una gama de herramientas y aplicaciones basadas en evidencia.