Alemania impone test de covid-19 a los pasajeros de los “países de riesgo” como pide Madrid

Berlín contabiliza 633 casos nuevos y quiere evitar los contagios importados para mantener las infecciones por debajo de los 500 diarios

El Gobierno de Alemania ha anunciado este lunes que los viajeros que vuelvan al país desde zonas consideradas de alto riesgo por el nuevo coronavirus tendrán que someterse a pruebas de forma “obligatoria”.

El ministro de Sanidad alemán, Jens Spahn, ha recalcado que utilizará sus competencias para “imponer la obligación de que se realicen pruebas a los que llegan de zonas de alto riesgo”, ante el repunte de casos de COVID-19 en el país.

Por su parte, el jefe de Gabinete de la canciller alemana, Angela Merkel, ha pedido a la población a que siga manteniendo el distanciamiento físico y las medidas de higiene para contener la propagación de la pandemia.

“Hasta el momento nos ha ido bien pero todo se reduce a actuar ahora si queremos superar una crisis también en el otoño y el invierno (boreal)”, ha manifestado Helge Braun en una conferencia de prensa en Berlín.

Braun ha resaltado que todavía es importante mantener la distancia interpersonal y ha solicitado que se respete una buena higiene, incluyendo el lavado de manos frecuente, la ventilación de los espacios interiores y el uso oportuno de mascarillas. En Alemania, las mascarillas son obligatorias en las tiendas y en el transporte público.

En las últimas 24 horas la pandemia ha dejado 633 nuevos casos y seis muertos, frente a los 340 contagios y ningún fallecido del día anterior, lo que eleva el total a más de 206.000 personas contagiadas y más de 9.100 víctimas mortales, según ha informado este martes el Instituto Robert Koch (RKI), la agencia gubernamental encargada del control de enfermedades infecciosas.

El RKI ha detallado que con los 633 nuevos casos y los seis muertos, tras dos días seguidos en lo que no había fallecidos por coronavirus, el balance asciende a 206.242 personas contagiadas y 9.122 víctimas mortales.

En cuanto a las recuperaciones, cerca de 190.800 personas han logrado superar la COVID-19, la enfermedad respiratoria provocada por el coronavirus, incluidas 400 que han recibido el alta en las últimas 24 horas.

Baviera sigue siendo el estado alemán más afectado por la pandemia, 50.589 personas contagiadas y 2.619 fallecidos, seguido por Renania del Norte Westfalia, con 47.740 casos y 1.730 decesos, y por Baden Wurtemberg, con 36.917 pacientes y 1.841 muertos. Berlín contabiliza 9.020 contagiados y 223 víctimas mortales.

El principal brote en estos momentos se encuentra en la localidad de Mamming, en el estado de Baviera, en el sur de Alemania, donde 174 jornaleros han dado positivo a la prueba del coronavirus durante la jornada del sábado.

En respuesta, las autoridades bávaras han puesto en cuarentena a casi 500 personas, que están bajo control para que no abandonen las instalaciones de la explotación agraria.