Irán saca músculo de su programa balístico en los juegos de guerra con la maqueta del USS Nimitz

La Guardia Revolucionaria asegura que ha lanzado proyectiles subterráneos para atacar el falso portaaviones norteamericano destacado en estrecho de Ormuz

La Guardia Revolucionaria de Irán lanzó varios misiles balísticos subterráneos el miércoles como parte de las maniobras militares que está realizando con una maqueta del portaaviones estadounidense tipo USS Nimitz en el Estrecho de Ormuz.

Aunque las informaciones de la televisión estatal se han centrado en las operaciones en bases subterráneas, en ellas se ha evitado mostrar detalles geográficos que revelen su ubicación. El lanzamiento del miércoles desde lo que parece ser la meseta desértica del centro de Irán está dirigido a sacar músculo militar frente a Estados Unidos en medio de las tensiones crecientes por el moribundo acuerdo nuclear -del que Trump se salió en 2018- y en un contexto económico de creciente dificultad.

“Hemos llevado a cabo el lanzamiento de misiles balísticos desde las profundidades de la tierra por primera vez “, dijo el general Amir Ali Hajizadeh, comandante de la división aeroespacial de la Guardia Revolucionaria, a la televisión estatal. “Eso significa que sin utilizar plataformas de lanzamiento convencionales, los misiles enterrados se arrancan de la tierra y alcanzan sus objetivos con precisión”.

Las imágenes de drones capturadas por la Guardia Revolucionaria mostraron dos misiles despegando desde posiciones cubiertas en el desierto la madrugada del miércoles, con escombros volando en el aire a su paso. El Ejército iraní no ha identificado la ubicación del lanzamiento, ni los misiles involucrados. El lanzamiento, seis meses después de que la Guardia Revolucionara derribase por error un avión comercial ucraniano y matase a las 176 personas a bordo -la mayoría nacionales iraníes-, parece orientado a demostrar la fuerza de su programa de misiles a una audiencia doméstica. Es lo que asegura la experta en programas balísticos, Melissa Hanham.

“Las imágenes sobre el suelo que se muestran en la televisión estatal, junto con técnicas de investigación, permiten localizar el lugar”, sostiene Hanham. “Una vez que encuentre el lugar dejará de ser un sitio seguro para guardar su misil”, añade, que trabaja como subdirectora de un grupo con sede en Austria llamado Open Nuclear Network.

Desde su sangrienta guerra de 1980 con Irak, que vio a ambas naciones disparar misiles contra las ciudades, Irán ha desarrollado un programa de misiles balísticos como elemento disuasorio, especialmente porque el embargo de armas de la ONU le impide comprar sistemas de armas de alta tecnología. Los túneles subterráneos ayudan a proteger esas armas, incluidos los misiles de combustible líquido que solo pueden ser alimentados por cortos períodos de tiempo, precisa Hanham.

“Lo que intentan hacer es aumentar la capacidad de supervivencia de sus arsenales de misiles”, dice. “Sienten que sus misiles están expuestos y que podrían ser eliminados de forma preventiva. Al construir este elaborado esquema de túneles, están tratando de aumentar la capacidad de supervivencia”.

Operación “Gran profeta 14″

Para el director del programa de no proliferación y política nuclear del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, Michael Elleman “Irán también podría haber usado misiles enterrados en botes sellados herméticamente para los lanzamientos sin la necesidad de una base subterránea importante”. “El propulsor de combustible sólido podría permitir que tales misiles sean enterrados durante años”, precisa.

“Presumiblemente, estos misiles se pueden lanzar de forma remota, sin un equipo de lanzamiento en el sitio”, añade Elleman. “Quizás el equipo de lanzamiento está cerca y tiene control operativo de varios a un puñado de misiles”. Sin embargo, sospecha que Estados Unidos probablemente sabía dónde estaban enterrados los misiles. “Quizás no todos, pero un gran porcentaje”, considera Elleman. “Si es así, eran vulnerables a ataques previos al lanzamiento durante una crisis”.

El simulacro, llamado ”Gran Profeta 14″, también envía un mensaje a los Estados Unidos. Irán ha estado disparando a un portaaviones falso que se parece a los portaaviones clase Nimitz de Estados Unidos trasladado al estrecho a través de un remolcador. El almirante Ali Reza Tangsiri, jefe naval de la Guardia Revolucionaria, dijo que sus drones armados atacaron el puente del falso portaaviones el miércoles, informó la agencia de noticias semioficial Tasnim. Durante los simulacros del miércoles, las imágenes mostraron un misil golpeando un objetivo que se asemeja a un sistema de defensa antimisiles estadounidense conocido como Terminal de Defensa de Área de Alta Altitud, o THAAD.

La venganza por la muerte de Qassem Soleimani

Tasnim publicó durante la noche un gráfico que alteró la imagen de un portaaviones estadounidense en la forma de un ataúd con un juego de puntos de mira, con una leyenda que cita al líder supremo ayatolá, Ali Khamenei, prometiendo vengarse del ataque con aviones no tripulados de Estados Unidos que mató al general Qassem Soleimani el pasado 3 de enero.

El simulacro con el USS Nimitz subrayan la persistente amenaza de un conflicto militar entre Irán y los EE UU. Después de una serie de incidentes cada vez más intensos el año pasado que llevaron al ataque con aviones no tripulados en enero. Teherán respondió a ese ataque disparando misiles balísticos que hirieron a docenas de fuerzas estadounidenses en Irak. Si bien la pandemia de coronavirus ha golpeado fuertemente a Irán y a los EE UU, la tensión entre los dos países persiste. Estados Unidos aspira a extender el embargo de armas de la ONU a Teherán que expirará en octubre. Un incidente reciente sobre Siria que involucró a un avión de combate estadounidense que se acercaba a un avión de pasajeros iraní también ha renovado el enfrentamiento.

La presión económica derivada por el colapso del acuerdo nuclear, tras la salida del presidente Donald Trump en 2018, ha visto desplomarse al rial. En el momento del acuerdo en 2015, 1 dólar costaba 32.000 rial. Hoy, 1 dólar vale unos 235.000 riales.

El fuego del misil balístico detectado el martes por el simulacro de la Guardia Revolucionaria puso en la alerta de las tropas estadounidenses en la Base Aérea Al-Dhafra en Abu Dhabi en los Emiratos Árabes Unidos y la Base Aérea Al-Udeid, la sede central del Comando Central del Ejército estadounidense en Qatar. Las tropas buscaron brevemente refugio durante ese tiempo. Ambas bases están a cientos de kilómetros (millas) de donde Irán colocó el portaaviones de réplica en el estrecho, la estrecha boca del Golfo Pérsico a través del cual pasa el 20% de todo el petróleo comercializado.