Crematorios portátiles, la última baza para combatir el coronavirus en Bolivia

El país andino se encuentra saturado y no puede dar salida a los más de 3.000 fallecidos que acumula

Un crematorio portátil. Esta es la solución de este ingeniero para acabar con la dramática situación que vive Bolivia. Los cementerios bolivianos no son capaces de dar descanso a los restos de los más de 3.000 muertos que lleva el país andino con la pandemia de coronavirus. Por lo que no es de extrañar que los cadáveres, a veces se amontonen en hospitales, morgues e incluso viviendas. Pero es que además, el coste económico son todo ventajas. Una incineración en este artilugio puede estar lista en apenas hora y media. Una solución rápida, para alcanzar la paz eterna.