Brasil supera la dramática cifra de 100.000 muertos por la covid-19

El país latinoamericano llegará hoy a los tres millones de positivos por el virus

Brasil reportó 1.079 muertes relacionadas con el nuevo coronavirus en las últimas 24 horas, con lo que el total de fallecidos ascendió hasta los 99.572 en el país, informó este viernes el Ministerio de Salud. El número de total de casos confirmados se aproxima a los tres millones al llegar hoy hasta los 2.962.442, con un incremento de 50.230 nuevos contagios registrados en las últimas 24 horas, según el boletín diario divulgado por la cartera.

Brasil es el segundo país del mundo, tras Estados Unidos, más azotado por la pandemia y más de cinco meses después del primer caso, notificado el pasado 26 de febrero en Sao Paulo, el virus aún sigue fuera de control en algunas regiones de este país de 210 millones de personas.

La tasa de mortalidad de la enfermedad en el país es de 47,4 por cada 100.000 habitantes.

La primera víctima mortal vinculada a la COVID-19 se registró el pasado 17 de marzo y a partir de ahí las estadísticas fueron aumentando hasta que a mediados de mayo superó por primer vez la barrera del millar de fallecidos diarios.

Desde entonces, Brasil ha reportado una media de 1.000 muertes por día, por lo que se hoy sábado ha superado la dramática barrera de las 100.000 mañana sábado. En números absolutos, el estado brasileño más afectado es Sao Paulo, que contabiliza más de 600.000 positivos y casi 25.000 óbitos y cuyas autoridades decidieron este viernes postergar la reapertura de las escuelas un mes más, hasta el 7 de octubre.

Según el Ministerio de Salud, el número de pacientes curados de la COVID-19 se sitúa ahora en los 2.068.394, lo que supone cerca del 70 % del total de infectados.

Al frente de la gestión de la pandemia en Brasil está el general del Ejército Eduardo Pazuello, sin experiencia en el área y quien ocupa el cargo de ministro de Salud interino desde mayo, tras las salidas de los médicos Luiz Henrique Mandetta y Nelson Teich por profundas divergencias con el presidente Jair Bolsonaro.

El mandatario, un negacionista sobre el peligro del virus que él mismo padeció en julio pasado, ha minusvalorado la pandemia desde el inicio y desafiado constantemente las medidas de distanciamiento social impuestas por gobernadores y alcaldes para contener la curva epidemiológica.

En su tradicional transmisión por redes sociales, el líder ultraderechista lamentó en la víspera “todas las muertes” por coronavirus, pero, en la secuencia, animó a sus seguidores a “seguir adelante” y buscar “zafarse de este problema”.

Antes, en un ceremonia oficial, aseguró tener, él y su Gobierno, la "conciencia tranquila" por su gestión de la emergencia sanitaria, a pesar de las alarmantes cifras del país.

Donación millonaria

Un grupo de fundaciones y empresas, entre ellas la cervecera Ambev y el banco Itaú, anunció una inversión de casi 100 millones de reales (18,5 millones de dólares) para la construcción de una fábrica que se dedicará a la producción de la potencial vacuna contra la COVID-19 elaborada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca.

La donación irá destinada a la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) de Brasil, el mayor centro de investigación médica de Latinoamérica y vinculado al Ministerio de Salud, según informó la Fundación Lemann, del multimillonario brasileño Jorge Paulo Lemann.

La previsión es que las instalaciones estén finalizadas a comienzos de 2021, cuando se espera que pueda estar lista la vacuna. El Gobierno de Brasil cerró un acuerdo con la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca mediante el cual compró cien millones de dosis y la tecnología para fabricar a gran escala la vacuna, una de las más prometedoras y que está siendo probada ya en humanos en Brasil y otros países. EFE