La inestabilidad explosiva de Líbano

El país del cedro se ha convertido en el patio de recreo de las potencias regionales y mundiales. Es la clave de la paz en Oriente Medio

Thumbnail

Lo que ha sucedido en Beirut es una verdadera tragedia humana: 154 muertos, miles de heridos, 300.000 personas sin hogar, 5.000 millones de dólares en daños… El coste es enorme.

Este país está casi en quiebra. Su economía de «casino», basada en un sistema financiero ultradependiente del capital extranjero y el turismo, está devastada. La libra libanesa ha perdido el 80% de su valor frente al dólar en unos meses. Esto ha llevado a la desaparición de la clase media. La mitad de los libaneses están ahora por debajo de la línea de pobreza, incluso cuando tienen un trabajo, porque la inflación es infernal.

Save the Children, una ONG internacional, calcula que medio millón de niños libaneses corren el riesgo de pasar hambre. La destrucción del puerto, la única apertura de Líbano, acentuará el drama de la comida, especialmente porque todos los silos han sido destruidos.

La exasperación de las poblaciones está en su apogeo. El hecho de que se haya depositado nitrato de amonio desde 2014 es solo un indicador del colapso del Estado. Esto no es cosa del pasado. El acuerdo político para distribuir el poder entre las tres comunidades más poderosas se ha convertido en un sistema de clanes desvergonzado. ¡Nabih Berri ha sido presidente del Parlamento durante 40 años! Las mismas familias siempre han compartido el poder. La corrupción, el nepotismo, los pequeños arreglos entre amigos han acabado alimentando la desconfianza generalizada.

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha mostrado poco respeto por los líderes políticos libaneses: «Les ofreceré una reforma política y si no responden antes del 1 de septiembre, asumiré mis responsabilidades». El presidente francés golpeó frente a las cámaras de televisión en Beirut.

El mandatario galo se permite tales declaraciones porque sabe que ya no hay un Estado libanés.

Líbano es un polvorín. Tienes que ser ciego e ignorar la historia para creer que la inestabilidad en Líbano no afectará a todo Oriente Medio. La guerra civil libanesa ha alimentado el terrorismo global. Pero Líbano, un pequeño país compuesto por 18 comunidades, es el patio de recreo de las potencias regionales y mundiales. Estas influencias han congelado el sistema político. En verdad, el gran ganador entre todas estas potencias es Irán.

Creó una milicia, que se convirtió en un partido político, Hizbulá. Nabih Berri le vendió el control de los chiíes contra la presidencia del Parlamento de por vida. Hoy en día, es Hizbulá quien hace y deshace gobiernos. Es militarmente cinco veces más poderosa que el Ejército libanés. Es una hipoteca que impide un verdadero Estado democrático, que, sin embargo, es una demanda popular. Desarmar a Hizbulá es una condición «sine qua non» para reconstruir Líbano.

Es recomendable que Francia esté involucrada, pero no está al nivel de lo que está en juego. Europa no tiene una posición común, tampoco los países árabes. Pero se trata simplemente de la estabilidad de la región más inflamable del mundo: Oriente Medio.

Países como Jordania e Israel no pueden ignorar la bancarrota del Estado libanés, un Plan Marshall con reformas políticas reales, bajo la presión de la comunidad internacional, es la única solución y es urgente.

El ex primer ministro británico Tony Blair predijo que Oriente Medio solo encontrará la paz «cuando la economía y la política se gestionen adecuadamente».

Jared Kushner, el asesor especial del presidente de EE UU, Donald Trump, tenía razón cuando dijo: «No queremos una lección de historia. Hemos leído suficientes libros. Centrémonos en la siguiente pregunta, es decir, cómo lograr la paz en esta región: a través de la buena gobernanza, la transparencia, una lucha institucional contra la corrupción. El objetivo final es dar esperanza a la juventud árabe en esta región. El único medio para la paz y la prosperidad en toda la región de Oriente Medio».

Líbano es la clave para la paz en Oriente Medio, ¡debemos actuar antes de que sea demasiado tarde!