¿Cuántos militares españoles hay en Mali?

Triunfa el golpe de Estado en el país africano donde España tiene tropas desplegadas. Según Defensa, la salida de la próxima rotación desde Almería a Bamako se mantiene

Tras la incertidumbre durante las primeras horas de una asonada militar en Mali, hoy ha quedado constancia de que ha triunfado el golpe de Estado. Un grupo de militares malienses detuvieron el martes al presidente maliense Ibrahim Boubacar Keita y al líder de su Gobierno para forzar un cambio en el país africano. Hoy el presidente ha presentado su dimisión y los golpistas han creado un “Comité Nacional de Salvación del Pueblo”, con el objetivo de llevar al país a la celebración de elecciones en “un plazo razonable” y restaurar la estabilidad.

La inestabilidad ya era la tónica general en este país del Sahel. Con varios frentes abiertos no solo por la corrupción, sino también por una reciente rebelión separatista en 2012, así como el avance del yihadismo en el norte del país. Tanto facciones de Al Qaeda como del Estado Islámico están presentes en Mali.

Después del acuerdo de Argel -que puso fin a la rebelión iniciada tras el golpe de Estado de 2012-, la UE lanzó una misión especial en el país africano.

Las Fuerzas Armadas españolas participan desde febrero de 2013 en la misión de entrenamiento de la UE en Mali (EUTM-MALI), cuyo objetivo es el de entrenar al Ejército del país para que sea capaz de luchar contra los yihadistas en el norte y garantizar su propia seguridad. En la actualidad, el contingente español ronda los 200 efectivos.

El grueso de los militares españoles se encuentra en el campo de adiestramiento «Boubacar Sada Sy» de la localidad de Koulikoro, a unos 60 kilómetros de la capital, Bamako, donde también hay efectivos españoles en el cuartel general de la misión. En concreto, en Mali están desplegados legionarios de la VII Bandera «Valenzuela» de la Legión, junto con infantes de Marina del III Batallón de Desembarco Mecanizado.

Por un lado, los militares españoles lideran la Fuerza de Protección de la Misión y, por otro, instruyen al personal maliense, a quienes en la actualidad imparten un curso de Defensa de Base y otro para Instructores de Compañía.

En total, en EUTM Mali participan más de 600 efectivos de 28 países, siendo nuestro país uno de los principales contribuyentes.

Mali, y el Sahel en general, es uno de los escenarios clave para España y, de hecho, el Gobierno tiene la intención de aumentar el número de militares en la zona.

El contingente español actual está formado por unos 200 efectivos, después de que el pasado mes de abril regresaran a España cerca de un centenar de uniformados al suspenderse las actividades por la covid-19. Y, según confirmó ayer el Ministerio de Defensa, «todos se encuentran a salvo» tras el golpe de estado. Desde la propia misión tampoco informaron de incidentes que afectaran al contingente europeo desplegado en el país.

En total, hay 15 militares españoles en la capital, Bamako, y otros 185, en Koulikoro.

El próximo día 25 está previsto que salga de Almería una rotación con 90 legionarios que se completará con otra en septiembre hasta sumar unos 300 efectivos españoles, cifras similares a antes de la pandemia.

La UE decidirá el futuro de la misión

La ministra de Defensa de España, Margarita Robles, preguntada por la asonada militar y el futuro de los militares en el país, ha reconocido que “España está en Malí dentro de una misión de la UE y, por tanto, las decisiones que se tomen en relación al contingente se harán siempre en el marco de la UE”, al igual que en abril, cuando fue la Unión la que decidió suspender las actividades de entrenamiento tras registrarse varios infectados en el contingente internacional.

Robles, quien ha visitado la base de la Brigada de la Legión en Viator (Almería) a la que pertenece la VII Bandera Valenzuela del Tercio ‘Don Juan de Austria’ que lidera la EUTM MALI XVI, ha apuntado que se ha “elevado el nivel de alarma” por razones de “seguridad”, pero que los militares “están todos perfectamente bien”.

En esta línea, ha remarcado que España “está muy comprometida con Mali” y que es “consciente” de que el Sahel es un “escenario difícil y complicado” en el que hay “que trabajar por la paz” al tiempo que ha remarcado que la salida de una nueva rotación en dirección a este país africano que está prevista para el próximo día 25 “se mantiene”.