Convención demócrata: a por el voto maduro y centrista

Según el experto Matthew Wilson, las limitaciones de la COVID-19 perjudican a Trump mucho más que a Biden

Las primeras conclusiones sobre la Convención Nacional Demócrata 2020, celebrada de manera virtual por la pandemia de coronavirus, es el giro hacia el centro del Partido Demócrata. Con una apuesta a lo seguro, a las figuras históricas del partido (desde Jimmy Carter hasta los Obama, pasando por los Clinton) y un denominador común: la animadversión al presidente Donald Trump.

Preguntamos a Matthew Wilson, profesor de Ciencias Políticas en la SMU (Texas), para que nos dé las claves de esta convención demócrata en la que ya se ha hecho oficial la nominación de Joe Biden como candidato demócrata a presidente de Estados Unidos.

¿Es mejor o peor ser primero en las convenciones?

Generalmente, se observa como más ventajoso ser segundo –un privilegio que tradicionalmente es concedido al partido en el Gobierno–. Creo que en estas circunstancias inéditas se hace especialmente cierto. Trump y los republicanos van a ser capaces de ver qué les funcionó y qué no en la convención virtual demócrata. También podrán responder a los mensajes de los demócratas y trazar contrastes, habiendo visto los lemas y la presentación demócrata.

¿Es por ello que el presidente Donald Trump está viajando a los estados bisagra y en persona, mientras que Biden sólo estará virtualmente en su propia convención?

Trump, que actualmente va por detrás en la carrera, necesita dejar constancia de que es más enérgico y está más comprometido que Joe Biden. Es por eso que le encantaría conectar con seguidores reales en los estados bisagra, como un contraste implícito con los eventos con guionizados de Biden. Realmente, a Trump le duele que no pueda tener el tipo de actos enérgicos y estridentes que marcaron su campaña de 2016 (y, de hecho, su presidencia hasta hace seis meses). En ese sentido, las limitaciones de la COVID-19 perjudican a Trump mucho más que a Biden.

El lunes, cerró la primera noche Michelle Obama. Figuras como Ocasio-Cortez sólo tuvieron ayer un minuto de gloria, ¿qué se puede concluir?

Están claramente intentando conectar con una demografía más madura y centrista en lugar de una más joven y radical. Han concluido que los verdaderos izquierdistas incondicionales están con ellos de todas formas, debido a su intensa oposición a Trump. Una línea de ataque que los republicanos desplegarán durante la campaña este otoño, es que los demócratas han sido capturados por su margen radical, y el equipo de Biden no quiere entrar en eso destacando los elementos ideológicamente más extremos de su partido. Si la afirmación republicana es que los demócratas son un grupo de socialistas, eso no se combate presentando a un grupo que se describen a sí mismos como socialistas en su convención.

¿Es normal atacar duramente a los presidentes en ejercicio en las convenciones?

Es muy típico atacar de manera agresiva al presidente durante las convenciones. Suelen hacerlo los invitados, para que el nominado sea más inspirador y presidencial. Michelle Obama se lo ha puesto en bandeja de plata a Biden.

Estamos ante la primera convención nacional de la era del coronavirus. ¿Cómo se demuestra energía, respaldo y entusiasmo virtualmente?

Los demócratas intentarán demostrar entusiasmo, pero será algo más silencioso necesariamente. A pesar de las fiestas y saludos con carteles y la participación obtenida a través de las redes sociales, simplemente no hay forma de duplicar la energía y el “ruido” que normalmente rodea a una convención política real con miles de seguidores en la sala.

¿Qué importancia tienen las convenciones políticas nacionales en Estados Unidos de cara a las elecciones presidenciales?

Generalmente, tendemos a sobrevalorar la importancia de las convenciones políticas. Por lo general, producen efectos a corto plazo en los sondeos, pero se olvidan en gran medida el día de las elecciones. Debido a que en las convenciones ya se decide poco, la cobertura de los medios ha disminuido en los ciclos recientes. Se han convertido en publirreportajes guionizados para las partidos. Particularmente en este ciclo, sospecho que los debates, que tienen menos guión y son más libres, tendrán más consecuencias que las convenciones.