Alarma en Japón por la salud de su primer ministro Shinzo Abe

El jefe del Gobierno nipón vuelve a visitar por segunda vez en una semana el hospital de Tokio. Es el gobernante que más tiempo lleva en el poder

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, ha acudido este lunes por segunda vez al hospital en una semanaAP

El primer ministro nipón, Shinzo Abe, volvió a visitar este lunes un hospital de Tokio para lo que oficialmente se ha calificado como un “chequeo regular”, alimentando conjeturas sobre su salud, coincidiendo con la fecha en la que cumple el período consecutivo más largo como jefe de Gobierno.

Me he hecho hoy exámenes clínicos adicionales (...). Quiero hacer lo mejor que pueda para cuidar al máximo mi condición física”, dijo Abe, de 65 años, al regresar a sus oficinas después de la visita que hizo al hospital de la Universidad de Keio.

El jefe del Gobierno nipón ya estuvo el lunes pasado con exámenes médicos en lo que oficialmente se calificó como un chequeo regular, y tanto él como su círculo más próximo han señalado que no entraña problemas de salud preocupantes.

Esta segunda visita a un hospital en tan pocos días se produce semanas después de que surgieran especulaciones alimentadas por versiones de un semanario, no confirmadas oficialmente, sobre un vómito de sangre que sufrió supuestamente el pasado 6 de julio.

Los medios nipones que se han hecho eco de esas conjeturas han recordado que Abe, en su primer mandato de algo menos de un año como primer ministro (2006-2007), abandonó el cargo por una colitis ulcerosa crónica que entonces padecía.

Pero el 26 de septiembre de 2012 se convirtió de nuevo en primer ministro y ya entonces dijo que había superado esa enfermedad gracias a un nuevo fármaco, aunque a partir de estos antecedentes cualquier consulta hospitalaria de Abe genera dudas sobre su salud.

Preguntado al respecto en su rueda de prensa diaria, el ministro portavoz del Gabinete, Yoshihide Suga, restó importancia a este tema. “Yo lo veo todos los días y sigue siendo el mismo”, afirmó Suga, integrante del círculo más estrecho del primer ministro.

La noticia sobre la revisión médica coincidió precisamente cuando Shizo Abe cumple este lunes 2.799 días seguidos como jefe del Gobierno, el período consecutivo más largo en la reciente historia de este país.

Superó en ese sentido a los 2.798 días que estuvo ininterrumpidamente como primer ministro su tío abuelo, Eisaku Sato (1901-1975), quien gobernó entre 1964 y 1972.

Se trata del segundo récord que se anota Abe, porque el 20 de noviembre pasado se convirtió en el primer ministro más duradero si se unen los dos períodos, el primero de 2006-2007 y el actual, superando la marca que tenía antes Taro Katsura (1848-1913).

Algo raro para un país en el que en las últimas dos décadas sólo tres primeros ministros han superado dos años en el cargo.

Sin sucesor a la vista

Está previsto que Abe termine su liderazgo al frente del gobernante Partido Liberal Democrático (PLD) en septiembre de 2021, lo que implicaría su relevo al frente del Gobierno.

Sin embargo, pero hay muchas incógnitas políticas abiertas en Japón actualmente, incluyendo la posibilidad de unos comicios adelantados porque el término legislativo actual acaba en octubre de 2021, lo que dejaría sólo un mes al PLD para preparar a un nuevo líder que pueda garantizar la victoria en las urnas.

Al igual que las preocupaciones sobre su salud, Abe restó hoy importancia a este récord en sus declaraciones a los periodistas: “La política no es sobre cuántos días se mantiene uno en el cargo, sino lo que se ha conseguido”.

Sin embargo, no es momento para celebraciones políticas si se tiene en cuenta el grado de aceptación que tiene Abe en las encuestas, en las que su actuación viene lastrada por su gestión para hacer frente a la pandemia de coronavirus.

Una encuesta telefónica difundida este fin de semana por la agencia local Kyodo le da un grado de aprobación del 36%, el segundo nivel más bajo desde que regresó al poder en 2012, con un grado de desaprobación del 49,1%.