La Gran Coalición alemana pacta una reforma electoral para evitar un Parlamento XXL

El Gobierno propone reducir las circunscripciones de 299 a 280 para frenar la compensación a los partidos por el sistema proporcional. Con 709 escaños, el Bundestag es el Legislativo más grande del mundo sin contar el chino

El crecimiento de diputados del Bundestag legislatura tras legislatura dificulta el trabajo eficaz del Parlamento
El crecimiento de diputados del Bundestag legislatura tras legislatura dificulta el trabajo eficaz del ParlamentoMichael SohnAP

Como acostumbra la Gran Coalición alemana, hizo falta un maratón negociador de ocho horas la noche del martes para que democristianos (CDU/CSU) y socialdemócratas (SPD) alcanzaran un acuerdo para reformar el sistema electoral. El Gobierno busca evitar un Bundestag (Parlamento) ingobernable por culpa del doble voto del que se disponen los alemanes al acudir a las urnas: uno para el candidato y otro para la lista del partido.

Cuando una formación gana más escaños por el segundo, existe un mecanismo para compensar al resto, lo que explica que los 598 diputados que fija la Ley Fundamental crezcan hasta los 709 de la actual Cámara Baja (79 más que la anterior legislatura).

Esta inflación de escaños no solo hace más difícil un eficaz trabajo del Parlamento, sino que es más gravoso para el contribuyente. En concreto, el Parlamento elegido en 2017 costará a las arcas públicas 300 millones de euros extra.

Los miembros de la coalición se mostraron satisfechos con lograr presentar su borrador a un año de las próximas elecciones federales. La líder de la CDU, Annegret Kramp-Karrenbauer, describió las conversaciones como “difíciles”, mientras que el líder de la CSU, Markus Söder, dijo que fueron “algo duras” pero que se había alcanzado un “compromiso justo”. En opinión del co presidenta del SPD, Norbert Walter-Borjans, el acuerdo aseguraría que después de las elecciones de 2021 “el Bundestag sea más pequeño que antes”. “Es importante que se apliquen los frenos allí”.

La clave de la reforma consiste en reducir el número de distritos electorales de los 298 actuales a 280, lo que limitará las compensaciones fruto del sistema proporcional alemán. De aprobarse la reforma, que será debatida en septiembre en el Bundestag, entrará en vigor para las elecciones de 2025.

«El primer paso de asignación se modificará a partir de las elecciones federales de 2021 en la ley electoral aplicable de tal manera que permita una compensación parcial del exceso con los mandatos de lista del mismo partido y al mismo tiempo una distribución federalmente equilibrada de los mandatos del Bundestag garantizada», se lee en el texto.

Sin embargo, desde la oposición no se ocultaba esta miércoles el escepticismo por una reforma que consideran poco ambiciosa.

Las propuestas de la coalición “no eliminan el peligro de un Bundestag XXL”, tuiteó Marco Buschmann, líder de los liberales del FDP. Su homóloga de Los Verdes, Britta Hasselmann, aseguró, por su parte, a la agencia de noticias Dpa que la Gran Coalición ha tardado siete años en producir una propuesta que es “poco ambiciosa y débil y que no impedirá que el Bundestag crezca”.

Ante la creciente atomización del Parlamento germano, que en las últimas elecciones de 2017 pasó de cuatro a seis partidos con representación, el próximo Bundestag podría disponer de 800 escaños, el mayor Poder Legislativo del mundo si excluimos al de China, que tiene 2.987 para representar a 2.987 millones de habitantes frente a los 83 millones de alemanes.