Secuestrada en Ucrania una niña de 4 años mientras su madre pagaba en una gasolinera

El padre estaba en el vehículo, pero no se percató de lo que estaba ocurriendo

Un descuido estuvo a punto de acabar en tragedia en Boryspil, a unos 20 kilómetros de Kiev (Ucrania). Una mujer acudió a una gasolinera a repostar. Tras llenar el depósito, acudió a pagar dentro del establecimiento y dejó a su marido y a su hija de cuatro años en el coche. Pero la menor salió del vehículo sin que su padre se enterara y ese momento fue aprovechado por un hombre, que se acercó al coche y tras hablar con ella, la cogió en brazos y se la llevó a su vehículo. La sentó en la parte de atrás y emprendió la huida.

Así quedó registrado en la cámara de seguridad e la estación de servicio, imágenes que sirvieron para localizar el vehículo poco después. El vídeo publicado por el Ministerio del Interior de Ucrania en las redes sociales provocó una persecución por parte de las autoridades policiales y fue detenido dos horas después en el aeropuerto de la capital ucraniana.

La niña fue devuelta a los padres, aparentemente sin heridas o heridas visibles. El joven de 29 años confesó a la policía que había secuestrado al menor con fines delictivos y ha sido acusado de tres delitos, incluida la violación, y enfrenta hasta 15 años de prisión.