Los otros enemigos de Putin que fueron víctimas de ataques al estilo soviético

Hay numerosos casos de críticos con el Kremlin que han sido envenenados o han muerto repentinamente después de haberse enfrentado con el poder ruso

El opositor del Kremlin, Alexei Navalni, quien se encuentra en cuidados intensivos en un hospital de Berlín, fue envenenado con un agente nervioso Novichok al estilo soviético en un intento de asesinarlo. Así lo confirmó ayer la propia canciller alemana, Angela Merkel, en rueda de prensa.

Eso ha llevado a algunos políticos y diplomáticos en Alemania a sugerir una respuesta europea que involucre el gasoducto Nord Stream 2.

Aquí hay algunos detalles sobre incidentes anteriores en los que los oponentes del Kremlin han sido víctimas de envenenamiento o sospecha de envenenamiento, o que han enfermado repentinamente tras enfrentarse al Kremlin.

Sergei Skripal

Un ex agente doble ruso que pasó secretos a la inteligencia británica, Skripal, de 66 años, y su hija Yulia, de 33, fueron encontrados inconscientes en un banco frente a un centro comercial en la ciudad catedralicia inglesa de Salisbury en marzo de 2018.

Fueron trasladados al hospital en estado crítico y las autoridades británicas concluyeron que habían sido envenenados por Novichok, un grupo de agentes nerviosos desarrollados por el Ejército soviético en las décadas de 1970 y 1980.

Rusia ha negado cualquier papel en el envenenamiento y dice que Reino Unido está avivando la histeria antirrusa. La sustancia química “causa un enmohecimiento del corazón y una restricción de las vías respiratorias, lo que lleva a la muerte por asfixia”, dijo el experto en farmacología Prof. Gary Stephens de la Universidad de Reading.

“Una de las principales razones por las que se desarrollan estos agentes es porque sus componentes no están en la lista prohibida”.

Vladimir Kara-Murza

El activista de la oposición rusa sostiene que sufrió varios intentos de envenenamiento en 2015 y en 2017. Un laboratorio alemán encontró niveles elevados de mercurio, cobre, manganeso y zinc en él, según informes médicos vistos por Reuters. Moscú negó su participación.

Alexander Litvinenko

El ex agente de la KGB y crítico abierto del presidente ruso Vladimir Putin murió a los 43 años después de beber té verde mezclado con polonio-210, un isótopo radioactivo raro y potente, en el Hotel Millennium de Londres, dijeron las autoridades británicas.

Putin probablemente aprobó el asesinato, concluyó una investigación británica en 2016. El Kremlin ha negado su participación. Una investigación dirigida por un juez británico de alto rango encontró que el ex guardaespaldas de la KGB, Andrei Lugovoy, y otro ruso, Dmitry Kovtun, llevaron a cabo el asesinato como parte de una operación que, según él, probablemente fue dirigida por el Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB), el principal heredero de la KGB de la era soviética. Litvinenko huyó de Rusia a Reino Unido seis años antes de ser envenenado.

Alexander Perepilichny

El ruso de 44 años fue encontrado muerto cerca de su lujosa casa en una exclusiva propiedad privada en las afueras de Londres después de haber salido a correr en noviembre de 2012. Perepilichny buscó refugio en Reino Unido en 2009 después de ayudar en una investigación suiza sobre un plan de lavado de dinero ruso.

Su repentina muerte hizo pensar que podría haber sido asesinado. La Policía británica descartó un acto sucio debido a las sospechas de que podría haber sido asesinado con un veneno poco común.

Existe una investigación abierta sobre su muerte que todavía no ha aportado una conclusión definitiva sobre cómo murió.

Una audiencia previa a la investigación escuchó que se habían encontrado rastros de un veneno raro y mortal de la planta de gelsemium en su estómago. Perepilichny había disfrutado de un gran plato de sopa con acedera, un plato ruso popular. Rusia negó su participación.

Viktor Yushchenko

Entonces líder de la oposición ucraniana, fue envenenado durante la campaña para las elecciones presidenciales de 2004 en las que se presentó en un ticket pro-occidental contra el primer ministro pro-Moscú, Viktor Yanukovich.

Dijo que fue envenenado mientras cenaba fuera de Kiev con funcionarios de los servicios de seguridad ucranianos. Rusia negó cualquier participación. Se descubrió que su cuerpo contenía 1.000 veces más dioxinas de lo que normalmente está presente. Su rostro y cuerpo quedaron desfigurados por el envenenamiento y tuvo decenas de operaciones como consecuencia. Ganó la presidencia en una nueva votación después de que la Corte Suprema de Ucrania anulara los resultados que declaraban a Yanukovich como el ganador en medio de protestas callejeras apodadas como la “Revolución Naranja”.

Georgi Markov

Markov, escritor, periodista y opositor búlgaro del entonces liderazgo comunista de su país, que desertó a Occidente en 1969, murió el 11 de septiembre de 1978 después de sentir un agudo pinchazo en el muslo mientras esperaba un autobús en el puente de Waterloo de Londres. Según los relatos del incidente, Markov miró hacia atrás y vio a un hombre que recogía un paraguas que había caído al suelo.

El hombre murmuró “lo siento” antes de alejarse. Markov murió más tarde de lo que se cree que es una intoxicación por ricina, para la que no existe un antídoto. Los disidentes acusaron a la KGB soviética de estar detrás del asesinato.