Alexei Navalni sale del coma y responde cuando se le habla

El líder opositor ruso sufrió un ataque con un agente tipo Novichok desarrollado por la URSS. Los médicos creen que es pronto para evaluar secuelas

El estado de salud de Alexéi Navalni ha mejorado y ya no está en el coma inducido en el que se encontraba tras ingresar en el hospital de la Charité el 22 de agosto. Según el parte médico emitido este lunes por ese centro hospitalario de Berlín, el líder opositor ruso de 44 años reacciona incluso al habla y los médicos prevén retirarle la ventilación asistida, aunque por ahora es “demasiado pronto” como para evaluar los efectos a largo plazo que puede acarrear el “grave envenenamiento” sufrido y que, según los expertos alemanes, fue atribuido a un agente nervioso del tipo Novichok.

Según el gobierno alemán, existen “pruebas inequívocas” de que el principal opositor al Kremlin fue envenenado en Rusia con una sustancia neurotóxica creada en la época soviética para fines militares. Angela Merkel instó la semana pasada a las autoridades rusas a un total esclarecimiento de lo que calificó de “intento de asesinato con veneno”.

Además, y en una breve declaración convocada de urgencia, agregó que “esperamos que el Gobierno ruso lo aclare porque el mundo espera una respuesta”. Merkel explicó que el Gobierno alemán ya se había puesto en contacto con sus socios europeos y con sus aliados en la OTAN para ponerles al corriente, así como con el Bundestag y con la Organización para la Prohibición de Armas Químicas para discutir “una reacción conjunta apropiada”.

De acuerdo con el entorno de Navalni, el hecho de que fuera envenenado con Novichok, una sustancia únicamente de acceso militar, muestra que el Estado ruso sería responsable, pero el Kremlin niega cualquier implicación. “Todos los intentos de asociar a Rusia de alguna manera con lo sucedido son inaceptables para nosotros, son absurdos”, dijo ayer el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Las autoridades rusas acusan por su parte a Alemania de demorarse en compartir los resultados de las investigaciones, pese a los pedidos de los fiscales. Según Peskov, Moscú aún no ha recibido estos elementos, pero espera que Alemania proporcione toda la información necesaria a Rusia “en los próximos días”. “Los estamos esperando con impaciencia”, agregó.

El gasoducto Nord Stream 2, en riesgo

Por su parte, Berlín advirtió que si Moscú no aclara el incidente, podrían producirse graves consecuencias, que podrían afectar el proyecto del gasoducto Nord Stream 2, que debe abastecer a Alemania y Europa con gas ruso. El ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Maas, declaró el domingo que Alemania, que ocupa la presidencia de la Unión Europea, plantearía posibles sanciones contra Rusia si el Kremlin no facilita ninguna explicación sobre lo sucedido con Navalni.

El Novichok es un agente nervioso desarrollado por la Unión Soviética en los años 70 y 80 del siglo pasado y está detrás de destacados casos de envenenamiento de opositores rusos. Tiene una toxicidad tan elevada que no hace falta tomarlo porque traspasa la piel. Así lo dijeron en 2018 expertos del Gobierno británico en relación con el caso del exagente ruso Sergéi Skripal, de 66 años, y su hija Yulia, de 33, que fueron hospitalizados en estado crítico en Salisbury, tras sufrir en marzo de aquel año una intoxicación por ese gas.

Hace dos años el Gobierno británico apuntó al régimen del presidente ruso Vladimir Putin como “altamente probable” de ser el responsable del envenenamiento de los Skripal. En 2006 fue encarcelado en Rusia por revelar secretos de Estado a los servicios de inteligencia británicos y por alta traición y en 2010 recuperó la libertad, en un intercambio de espías presos con Estados Unidos. El 18 de mayo de 2018, el espía recibió el alta hospitalaria en Salisbury, pero de nuevo en julio de ese año un hombre y una mujer, esta vez de nacionalidad británica, se intoxicaron al manipular un objeto contaminado con Novichok.