¿Una guerra civil en Estados Unidos?

Estados Unidos vive un momento conflictivo, con momentos de violencia y odio que vuelve a poner de actualidad los conflictos más oscuros de su historia. EEUU es una nación dividida

De todas las guerras, las civiles no acaban de cerrar sus heridas. En España, incluso en Estados Unidos, aún más lejana –la de Secesión tuvo lugar entre 1861 y 1865–, suele aparecer cuando los conflictos políticos no encuentran otra solución que volver al viejo campo de batalla, aunque sea verbal o con exhibición de símbolos. Es un arma al alcance de los más radicales y de munición barata. En EEUU, la gran democracia liberal, ha vuelto a hablarse de guerra civil a raíz de los sucesos violentos producidos por la muerte a manos de la policía de varios ciudadanos negros con un ensañamiento que ha activado un conflicto enquistado y motivo último de la guerra de Secesión, que el racismo perdura y que un supremacismo blanco ha encontrado la comprensión del mismísimo presidente de la nación, Donald Trump. La violencia indiscriminada producida por los que dicen defender los derechos civiles ha sorprendido y ha destapado un odio que parece romper todos los consensos. El coronavirus y el nefasto liderazgo de la crisis por la Casa Blanca ha dado alas a grupos extremistas: el movimiento Boogaloo, derechistas y fuertemente armados, se dedican a atacar las manifestaciones de los Black Lives Matter, cada vez más radicalizados. Basta ver las imágenes de una turba de este movimiento –blancos en su mayoría– destrozando un restaurante en Rochester, Nueva York, y atacando a comensales con una saña que poco tiene que ver con la defensa de los derechos civiles. Nadie se imagina que vuelva a reproducirse una guerra con dos ejércitos, el de la Unión y el de la Confederación, pero se cuenta con lo fundamental: 300 millones de armas repartidas por todo el país. La comparación del mapa de la guerra de Secesión, con el sur esclavista y norte abolicionista, casi es simétrico al de los territorios ricos y pobres. La profesora de Literatura en el Macalester College, en Saint Paul (Minnesota), Rosa Rull-Montoya, cree que hablar de guerra civil es una exageración; otra cosa es que perdure esa división norte-sur con valores distintos en la defensa de los derechos civiles. Y, sobre todo, que muestra a una nación más dividida que nunca.