Oriente Medio: Cuando el editorialista Abou Wael Al Riffi corrige a Moulay Hicham

Moulay Hicham ha realizado un análisis de la normalización de las relaciones entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel, que atribuye en particular a una preocupación en Abu Dhabi por ver destituido del trono al príncipe Mohammed Ben Salman.

El editorialista marroquí Abou Waël, conocido por ser un escritor que publica en la web Chouf TV, un famoso medio en línea se ha enfrentado una vez más al príncipe Hicham, el primo controvertido primo del rey Mohammed VI.

Moulay Hicham ha realizado un análisis de la normalización de las relaciones entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel, que atribuye en particular a una preocupación en Abu Dhabi por ver destituido del trono al príncipe Mohammed Ben Salman. El columnista Abou Wael Al Riffi le corrige dándole una lección de geopolítica.

En una columna, publicada en el sitio de noticias Orient xxi, titulada “Israel-Emiratos. Ni traición ni acuerdo histórico”, el príncipe Moulay Hicham se embarca en un análisis arriesgado, plagado de clichés y consideraciones aberrantes sobre la cara oculta de la normalización de las relaciones entre Tel Aviv y Abu Dhabi. Entre las razones dadas por el príncipe para justificar las motivaciones de los Emiratos: “para protegerse de la onda expansiva que podría representar un conflicto interno en Arabia Saudita que neutralizaría a Mohammed Ben Salman”. Si ocurriera tal evento, el liderazgo emiratí quedaría aislado". Houssein Majdoubi, periodista, pero también deudor del príncipe, se hizo eco de este punto de vista en el diario de expresión árabe Al Quds Al Arabi bajo el título: “Abu Dhabi está preocupado porque Ben Salman pueda ser expulsado del trono”.

Y en un análisis, publicado el domingo 6 de septiembre en el medio Chouf TV, el editorialista Abou Wael Al Riffi demuestra la laguna en las palabras de Moulay Hicham, lo que sugiere que el hombre fuerte de Arabia Saudita, Mohammed Ben Salmane (MBS) , podría ser removido del poder por un golpe de Estado. El columnista recuerda que “Mohammed Ben Salman es el hombre más popular de Arabia Saudita hoy”. Este príncipe encarna las aspiraciones de una gran parte de los jóvenes sauditas, que quieren deshacerse del yugo del wahabismo. Estos jóvenes, cansados de este conservadurismo opresivo, piden una modernización de la sociedad saudí y aprueban sin reservas las reformas emprendidas por MBS, que representan, para ellos, la esperanza de una nueva Arabia Saudita.

El columnista recordó que muchas de las élites y el alma de Arabia Saudita se forman en países occidentales, donde han podido saborear la libertad de vestirse y disponer de su vida como mejor les parezca. Es cierto que, al finalizar sus estudios, regresaron al país para caminar al paso, y luego pueden respirar solo durante las vacaciones anuales, necesariamente en el extranjero, o durante los viajes de un fin de semana. y en determinados días festivos, en Bahrein o Dubai. Abu Wael Al Riffi recuerda que el burka oscuro que envuelve los cuerpos de las mujeres saudíes a menudo cubre la ropa de diseñadores; y que quienes los usan ya no quieren ocultar sus preferencias de vestuario bajo una tela que no reconoce lugar para el individuo. Estas mujeres ahora tienen la intención de hacer deporte en espacios públicos, o “comer y beber sin el uso obligatorio del babero wahabí, como si vivieran un Covid eterno”.

“La gente quiere vivir lejos de la cubierta de plomo impuesta por el wahabismo y Mohammed Ben Salman es la esperanza de los saudíes para constituir el país de Nedjd y Hedjaz (las dos grandes regiones de la península arábiga, nota del editor), abierto sobre la vida, y que acabará con los miles de millones de dólares que se gastan cada año en el exterior”.

Según este columnista, La Meca y Medina tienen un estatuto particular dentro del país de Nedjd y Hedjaz. Recuerda el ejemplo del Vaticano, que tiene el estatus de un estado dentro de Roma. Los partidarios de Wahabismo podrán dirigir los Santos Lugares que tomarían el estatuto de país autónomo. Esto bloquearía el camino a un antiguo reclamo de Irán, que apunta a imponer una gestión colegiada de los Lugares Santos, con los principales representantes de los países islámicos, incluidos obviamente los chiitas. Pero si los Lugares Santos se transformaran en un estado religioso y autónomo, el reclamo de Irán caducaría.

En su columna, Moulay Hicham no se interesa por las reformas populares de Mohammed Ben Salman. Evidentemente, el príncipe todavía se alimenta de los arquetipos de lo que Abu Wael Al Riffi llamó “el chantaje académico de las monarquías árabes”. Moulay Hicham parece olvidar que estas monarquías ya no tiemblan ante apariciones en publicaciones menores. Hoy, estas monarquías invierten en medios internacionales que tienen una influencia real en la opinión pública.

Además, las monarquías árabes, recuerda el columnista, ya no constituyen un bloque homogéneo. Injustamente humillado por los países del Golfo, Qatar se volvió hacia Turquía, un país no árabe, y puso el poder mediático de Al Jazeera al servicio de la influencia de Turquía y su hombre fuerte, Recep Tayyip. Erdogan.

Al Jazeera arraiga, cada día más, la imagen de una Turquía que asegura su liderazgo en el mundo sunita, buscando así excluir en la mente de las poblaciones árabes a Arabia Saudita, que tradicionalmente ha jugado este papel. Desde la crisis con sus vecinos, Qatar ha puesto su canal, Al Jazeera, al servicio de Turquía, jugando así a un juego peligroso, que incluso se ha agravado desde el asesinato de Jamal Khashoggi, la brújula de la línea editorial de esta cadena se orienta decididamente hacia Anatolia.

El columnista explica que esta relación entre Qatar y Turquía está casi más allá de la etapa de una simple alianza. Prácticamente se convirtió en un Anschluss. En el punto álgido del asedio impuesto por las monarquías del Golfo, Turquía estableció un puente aéreo para abastecer a Qatar y garantizar su protección militar. ¿Atraviesa Turquía una zona de turbulencia financiera? Ahora Qatar está reponiendo las arcas de Ankara, con una importante contribución de 15.000 millones de dólares.

El islam político es la otra base de esta estrecha relación entre Qatar y Turquía. Estos dos países son de hecho los padrinos de la Hermanos Musulmanes, y acogen, albergan y financian a los oponentes entre ellos. Cuando uno de ellos se siente apretado en Qatar, lo único que tiene que hacer es hacer un viaje a Turquía, que lo recibe con los brazos abiertos y le brinda todas las facilidades posibles para la creación de cadenas de televisión y otros centros de influencia, financiados por Doha.

La instrumentalización del islam político no siempre ha sido una prioridad para Turquía, cuyo proyecto religioso está subordinado a su proyecto nacionalista. Erdogan pudo transformar el nacionalismo turco, un legado de Mustafa Kemal Atatürk, en un islamo-nacionalismo.

Después de unirse a una formación islamista, el Milli Gorus, dirigido por Necmettin Erbakan, Erdogan cofundó, con Abdullah Gül, el AKP, un partido que acoge tanto a nacionalistas como a islamistas cercanos al movimiento gulinista, esta poderosa nebulosa político-religiosa dirigida desde Estados Unidos por su líder espiritual, Fethullah Gülen, que no tiene un tropismo oriental, y se opone al radicalismo de los Hermanos Musulmanes.

Erdogan confió en el poderoso movimiento gulenista a cambio de expandir la red económica, ideológica y escolar del gulenismo en países árabes, musulmanes y ... africanos. Cuando salieron a la luz los desacuerdos entre Fethullah Gülen y Recep Tayyip Erdogan, este último se dirigió a los Hermanos Musulmanes para establecer su influencia en los muchos países donde han construido fuertes redes.

Recep Tayyip Erdogan no está particularmente apegado a los Hermanos Musulmanes ni al islamismo político, pero sabe cómo utilizarlo para hacer realidad su sueño de vengarse del Tratado de Sèvres, concluido el 10 de agosto de 1920, y que había desmembrado el inmenso Imperio Otomano de la época, después de la Primera Guerra Mundial. Para ello, el líder del AKP no duda en presentarse como el digno heredero de las dinastías conquistadoras de los sultanes otomanos. Es en este sentido que debemos interpretar la conversión, el 24 de julio, de Hagia Sophia en mezquita. El paralelo con el sultán Mehmet II, que conquistó la Constantinopla bizantina, la actual Estambul, en 1453, y transformó la basílica en “Aya Sofya”, ha sido así orquestado por expertos.

Otra espectacular salida, (bien estudiada) el enfado de Recep Tayyip Erdogan, en 2009, durante un debate público, organizado en el Foro de Davos. El presidente turco, entonces primer ministro, abandonó el debate con garbo, criticando a los organizadores por impedirle hablar tras una intervención del entonces presidente israelí Shimon Peres. Después de este golpe, Erdogan fue recibido con la conquista de su hogar y su popularidad alcanzó su punto máximo en el mundo árabe.

Ahmet Davutoglu, entonces ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, rompió su silencio una década después, para decir que Erdogan temía las consecuencias de su espectacular actuación, llegando incluso a revelar que pasó la noche tratando de apaciguar tensiones entre las dos partes. “Erdogan sabe que fue después de mis conversaciones telefónicas con responsqables israelíes cuando Shimon Peres se disculpó”, dijo Ahmet Davutoglu después.

Pero volvamos a esta relación de fusión entre Turquía y Qatar. En Libia, es impecable, a tal punto que los ministros de Defensa de los dos países sincronizan su viaje a este país.

En el Yemen, Qatar está ayudando a Turquía, a través de los Hermanos Musulmanes, presentes en reagrupación Yemení por la Reforma, a controlar las rutas marítimas en el sur del Mar Rojo, compitiendo con los egipcios y emiratíes, que buscaban establecerse en los puertos del Cuerno de África, un lugar altamente estratégico para el comercio marítimo entre Asia y Europa. Si los emiratíes han experimentado algunos contratiempos en Djibouti, este país los expulsó del puerto de Doraleh, en esta misma puerta estratégica al Mar Rojo, ya han instalado una base militar en Eritrea ... Pero el juego está lejos de terminar.

El redactor editorial Abou Wael Al Riffi señala acertadamente que Moulay Hicham parece desconocer por completo los problemas geoestratégicos reales que plantea esta fusión entre Turquía y Qatar, por un lado, y la alianza entre Irán, Siria y Hezbollah en Líbano, imponen como nuevos peligros para las monarquías del Golfo, ciertamente sumamente ricas, pero que necesitan un pacto de alianza con una potencia regional, que se beneficiaría, además, del pleno apoyo de los Estados Unidos de América, para imponer un nuevo equilibrio en esta parte del mundo, donde Turquía e Irán ya han adelantado sus peones. Desde este punto de vista, podemos decir que el prisma de la lectura de Moulay Hicham, y sus aberraciones sobre MBS, muestran la inanidad de un supuesto analista que solo da prueba de su incompetencia.