Noche de brutalidad callejera en Colombia con al menos 10 muertos

Protestas en varias ciudades. La muerte de un abogado durante su detención por el uso prolongado de una pistola eléctrica táser ha conmocionado al país

La cifra total de muertos tras la violenta jornada de protestas contra el abuso policial de anoche en Bogotá y otras ciudades de Colombia ascendió este jueves a diez al confirmarse dos nuevos fallecidos en la capital del país y en Soacha, una conocida localidad situada al sur de la capital colombiana, según informaron las autoridades.

En Bogotá perdieron la vida siete jóvenes entre los 17 y los 27 años de edad, mientras que en Soacha fallecieron otros tres. Las protestas comenzaron frente al Comando de Acción Inmediata (CAI) de la Policía del barrio Villa Luz, en el oeste de Bogotá, en el que trabajaban los dos uniformados que en la madrugada de ayer sometieron con brutalidad y el uso prolongado de una pistola eléctrica táser a Javier Ordóñez, abogado de 46 años y padre de dos hijos pequeños, que falleció poco después en una clínica.

En un vídeo de cinco minutos, grabado por testigos de la agresión, se ve cómo los policías someten a Ordóñez con violencia y con descargas prolongadas de la Táser en distintas partes del cuerpo a pesar de que éste ya estaba en el suelo en estado de indefensión.

Al igual que Floyd, Ordóñez acabó arrestado y trasladado en un furgón a un puesto policial del barrio de Villaluz, y luego llevado a un hospital donde murió horas después.

La muerte del abogado también evocó el caso del joven Dilan Cruz, quien murió el pasado 25 de noviembre en una clínica de Bogotá dos días después de ser herido en la cabeza por un disparo de perdigones de un miembro del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), cuando participaba en una de las protesta sociales.

Más de 50 heridos

La alcaldesa López informó que de los seis muertos hay 58 heridos por disparos y señaló que las autoridades tienen pruebas de que hubo un uso indiscriminado de armas de fuego por parte de la Policía.

“Esto es lo equivalente a un combate. Uno no tiene 58 heridos en una noche por trifulcas, sino por el uso indiscriminado de armas de fuego por parte de miembros de la Policía Nacional. A estas alturas es evidente que la única que puede garantizar una investigación seria y objetiva de los hechos es la Procuraduría General”, dijo.

Entre los 58 heridos hay tres mujeres jóvenes, incluida una menor de edad, en grave estado de salud que permanecen en unidades de cuidados intensivos y fueron víctimas de disparos en el tórax, abdomen y cuello.

“Nuestro equipo médico está haciendo como siempre todo lo científica y humanamente posible para salvarles la vida”, subrayó López. Un equipo de la Alcaldía reconstruye con los testigos de los hechos y las familias de las víctimas lo que ocurrió.

Reclamos a la policía

López hizo un duro reclamo a la Policía Nacional, institución a la que señaló de haber desobedecido las instrucciones dadas por la Alcaldía desde noviembre del año pasado cuando Dilan Cruz, un joven bachiller, murió tras recibir un disparo de un miembro del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) durante una protesta en la capital.

“Puedo decir con absoluta certeza que ni desde el Puesto de Mando Unificado Nacional ni desde el Puesto de Mando Unificado Distrital se impartió ninguna orden ni autorización de uso de la fuerza y mucho menos de armas de fuego contra los manifestantes”, aseguró.

Pese a ello, López dijo que “se usaron armas letales de manera indiscriminada contra ciudadanos inermes y jóvenes”, y que “por lo tanto esos hechos deben ser investigados, sancionados y condenados por la justicia ordinaria independiente”.

“Tenemos evidencias por redes sociales y por las cámaras de la Alcaldía Mayor de que hubo disparos indiscriminados por parte de miembros de la Policía. Hay evidencias claras de eso por lo menos en cuatro localidades”, aseguró López. EFE