El Congreso de Perú aprueba la moción censura contra el presidente Vizcarra

La iniciativa fue aprobada con 65 votos a favor, 36 en contra y 24 abstenciones. El mandatario, acusado de “incapacidad moral”, podrá presentar su defensa la semana próxima

El Congreso peruano aprobó en la noche de este viernes la moción de censura contra  el presidente del país, Martín Vizcarra. La iniciativa fue aprobada con 65 votos a favor, 36 en contra y 24 abstenciones. El mandatario está acusado de “incapacidad moral” por supuestamente pedir a sus asesores que mintieran en una investigación parlamentaria sobre un polémico contrato con un cantante. Es decir, corrupción.

Vizcarra pidió al Congreso “analizar la situación con cautela y responsabilidad”. “Tomen la decisión que crean conveniente”, dijo el viernes en el marco de una visita a un laboratorio encargado de los ensayos de una potencial vacuna china contra El Covid-19 que tendrá 6.000 voluntarios peruanos. No obstante, el presidente ha adelantado su reticencia a presentar su renuncia: “No me voy a correr, expresó por la noche en un mensaje televisivo”. “Estamos ante un complot contra la democracia”, agregó el mandatario que, al menos hasta antes del estallido del escándalo, gozaba de altos índices de aprobación en la sociedad por sus iniciativas contra la corrupción.

La decisión implica que Vizcarra deberá comparecer ante el pleno del órgano legislativo y allí defender su inocencia. Entonces, al menos 87 de los 130 miembros del Congreso tendrán que votar a favor de su destitución para que esta se formalice. De ser este el caso, será el presidente del Congreso, Manuel Merino, quien asuma el poder hasta la finalización el período presidencial, el 28 de julio de 2021. No obstante, de darse el mismo resultado que el del viernes, Vizcarra lograría evitar su remoción.

El predecesor de Vizcarra, Pedro Pablo Kuczynski -de quien el actual mandatario era vicepresidente- afrontó dos mociones de la misma naturaleza en diciembre de 2017 y marzo de 2018. El avance contra el ex banquero llevó a que presentara su renuncia antes de ser efectivamente despedido de su cargo.

En el centro del escándalo se encuentra el cantante Richard Cisneros, alias Richard Swing. En mayo, la prensa descubrió que, en plena pandemia, el Ministerio de Cultura lo había contratado como conferencista y animador. Vizcarra quedó contra las cuerdas tras la publicación de una serie de audios en el que una voz atribuía al presidente que pidiera a otros -sus asesores- que mintieran en la investigación parlamentaria sobre los supuestos contratos, que ascenderían a 10.000 dólares.

En concreto, habría pedido a Miriam Morales y Karem Roca que mintieran sobre el número de veces que Cisneros acudió al Palacio de Gobierno. Ambas le mencionan a Vizcarra que cuentan hasta cinco. “Hay que decir que entró dos veces” en lugar de cinco, les pide Vizcarra. “Lo que queda claro es que en esta investigación, estamos todos involucrados”, agrega.

Al sustentar la moción ante el pleno, el legislador opositor José Vega dijo que esos audios “corroboran” las presuntas irregularidades que el Congreso investiga desde hace meses. La difusión de los audios ocurrió en el marco de recurrentes choques entre el Congreso y Ejecutivo. En septiembre de 2019 el mandatario disolvió constitucionalmente el Parlamento y convocó nuevos comicios legislativos para superar otra crisis.