Un carguero iraní encubierto llega a Venezuela con combustible

El buque trató de burlar las sanciones de EE UU. El ministro de Exteriores chavista asegura que transportaba un millón de barriles de gasolina

En medio del bloqueo por las sanciones impuestas por Estados Unidos a Venezuela, este fin de semana llegó a un puerto del país caribeño un supercarguero iraní con hasta dos millones de gas condensado para producir combustible. El ministro de Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, publicó en Twitter que se trata a del buque cisterna Honey y que iba cargado con aproximadamente un millón de barriles de gasolina. Su destino habría sido la Terminal de Almacenamiento y Embarque José, de Puerto La Cruz.

Arreaza había retuiteado un mensaje difundido horas antes por la empresa de rastreo de embarcaciones petroleras Tanker Trackers, sobre la llegada del barco. Esa fuente fue la que afirmó que transportaba 2 millones de barriles de gas condensado..El supertanquero iraní VLCC que transporta dos millones de barriles de gas condensado aparece repentinamente en la terminal José, Venezuela", informó la empresa en su cuenta de Twitter.

Tanker Trackers dijo que lo más probable es que el buque Honey “haya navegado por todo el sur de África, dado que su transpondedor estaba apagado”. Según la agencia Telam, el nombre y el número de IMO, usado para identificar los buques y va acompañado de siete dígitos, “se han pintado”, de manera que no podían leerse. “Hace dos días se conoció que tres buques iraníes cargados con gasolina bordeaban África con los radares apagados como medida preventiva ante las amenazas de embargo hechas por Estados Unidos, que impuso sanciones al comercio de petróleo iraní”, explica la agencia.

Venezuela se enfrenta a un grave problema de desabastecimiento de gasolina por las sanciones de Estados Unidos y por la mala gestión de su industria petrolera. La llegada de buques iraníes en los últimos meses consiguió aliviar la escasez de combustibles.